Los molinos posicionan a Ares en el mapa turístico

Estas construcciones, declaradas Bien de Interés Cultural, son únicas en España por su buen estado de conservación El pueblo enseña sus encantos en las Jornadas Europeas

H. BONETCASTELLÓN.
La expedición contempló de primera mano los molinos. ::
                             LP/
La expedición contempló de primera mano los molinos. :: LP

Son el patrimonio más importante de la localidad y por ello se quieren poner en valor, como potencial atractivo turístico que atraiga visitantes a Ares. Y qué mejor ocasión que el municipio haya sido elegido por los responsables de las Jornadas Europeas de Patrimonio (JEP), que buscan concienciar a los ciudadanos sobre la riqueza cultural de los países continentales, para mostrar el barranco de los molinos harineros, declarado Bien de Interés Cultural (BIC).

La primera actividad consistió en una visita guiada al conjunto de los cinco molinos que todavía conservan sus balsas, ruedas de molino y estructuras para molturar el grano. Estas estructuras datan del siglo XVIII y conforma el primer conjunto de estas características declarados BIC, con la categoría de Espacio Etnológico.

La expedición partió de la plaza de la Iglesia. El objetivo era mostrar y conocer, a través de estas visitas guiadas realizadas por profesionales, estos lugares de gran riqueza patrimonial, que desde el municipio se quieren poner en valor.

Entre el grupo de visitantes estuvo presente el alcalde de Ares, Abelardo Tena, y el resto de ediles de la corporación. Benjamín Barberà, estudioso de los molinos harineros, hizo de guía para todos los participantes, entre los que estaba el director territorial de Patrimonio, Francisco Medina.

Todos ellos pudieron comprobar cómo en el molino de Sol de Costa de Ares, el ayuntamiento ha recuperado la antigua balsa que almacenaba agua. Asimismo, se ha restaurado la maquinaria que hacía funcionar la rueda y también se ha creado un museo sobre la vida de los antiguos molineros. De este modo, se ofrece a los visitantes un recorrido etnológico singular.

Alumnos de la UJI

La promoción turística de la localidad está contemplando muchas vertientes, como lo demuestra el hecho de que 15 alumnos del grado de Turismo de la Universitat Jaume I de Castellón la visitaran ayer para contemplar en primera persona sus encantos.

Su jornada se inició en La Montalbana, donde conocieron las pinturas rupestres. Desde allí, cómo no, se desplazaron hasta el barranco de los molinos harineros para disfrutar de este BIC único

Su siguiente parada fue el Museu de la Cova del Castell. Allí conocieron la historia del municipio, desde la Prehistoria hasta las batallas de las Guerras Carlistas, aunque también se les enseñó cuál fue el origen de las masías. Desde la Agencia de Desarrollo Local se les explicó cómo trabaja la localidad para dar a conocer sus recursos, como el Museu de la Nevera de la Font dels Regatxols.

Fotos

Vídeos