Los ediles de Gata de Gorgos sólo hablarán tres minutos en los plenos

El municipio contará con un banco de alimentos para familias necesitadas y crea unas normas para las comisiones de fiestas

CARLOS LÓPEZGATA DE GORGOS.
Ana María Soler. ::
                             C.L/
Ana María Soler. :: C.L

A partir de ahora los concejales tendrán que controlarse a la hora de las intervenciones que realizan en los plenos del Ayuntamiento de Gata de Gorgos. Los edilles Matíes Monfort, Vicent Font y Mayte Signes deberán adaptarse a los tres minutos que fija el reglamento que fue aprobado por los tres partidos que conforman el pleno: PP, PSPV y Bloc-Compromís.

Estas limitaciones se han aplicado con éxito en otros municipios de la comarca, y lo que se desconoce es si en Gata será la alcaldesa, Ana María Soler, la que cronómetro en mano controlará que los ediles no superen el tiempo permitido, o se optará por la solución calpina de un enorme reloj digital al estilo Corts Valencianes. El nuevo reglamento también incorpora otra serie de cuestiones sobre el funcionamiento municipal.

En el pleno se aprobó además unas normas para las Fiestas Patronales del Santísim Crist de Gata, que permitirán según explicó la concejala de Fiestas, María Rosa Simó, «dar un soporte legal a las diferentes comisiones que se crean cada año y no disponen de unos estatutos». Cabe reseñar que en este punto PSPV y Bloc-Compromís se abstuvieron.

Asimismo, el Ayuntamiento deberá crear un banco de alimentos que pueda atender a las familias más necesitadas de la población y que recoja las donaciones que puedan hacer las grandes superficies alimentarias para trasladarlas a estos colectivos.

Otra de las cuestiones que se debatió en el pleno fue la situación en la que se encuentra el desarrollo del polígono Plans. Tras una pregunta del edil socialista, Vicent Font, la alcaldesa expuso que habían tenido algunos retrasos por el inicio de las obras del gasoducto en esa zona.

No obstante, Soler señaló que en la reunión de Solgata, la empresa municipal que ha asumido la urbanización del polígono, se dará cuenta de en qué punto están los trabajos. Soler negó que Solgata «esté desbordada» tras la encomienda del suministro de agua potable y lo relacionó con el gasoducto.

Asimismo salieron adelante mociones de apoyo al mantenimiento de la Línea 9 del Tram, así como a la petición de reabrir las urgencias nocturnas en Gata, con el respaldo de los tres partidos.