Los alcaldes, enfrentados por el cierre de las urgencias nocturnas

C. L DÉNIA.

El cierre de las urgencias nocturnas en los centros de salud de Gata de Gorgos, Ondara, El Verger y Pedreguer ya ha trascendido lo meramente sanitario y ha pasado a convertirse en un asunto de prioridad política. Desde cruce de comunicados de los populares y de los munícipes de otros partidos políticos, a convocatorias y desconvocatorias de reuniones que ningún ciudadano entiende.

Días después de la reunión con el director general de Asistencia Sanitaria, Guillermo Ferrán, se han ahondado las rupturas en un grupo que parecía unido con un único fin: lograr la reapertura del servicio de urgencias nocturnas en los centros de salud afectados.

Ayer el alcalde de Pedreguer, Sergi Ferrús (Bloc), denunció a través de un comunicado, que sus homólogos del PP mantuvieron un encuentro con el conseller de Sanidad, Luis Rosado, en la sede del PP. Ferrús reclamó que Rosado debe reunirse con todos «y no solo con los afines» y pidió a los ediles del PP que le cuenten «el contenido de esa reunión».

Horas después de que se remitiese este comunicado llegó otro del PP de Alicante en el que se asegura que la reunión era para minimizar el impacto en los grupos potencialmente más sensibles del cierre de cuatro de los centros.

En el encuentro se dijo que se que está trabajando con Marina Salud para ser más eficaces y que la percepción del servicio por parte de los ciudadanos siga siendo positiva. Por lo que en breve habrá una reunión del director general con todos los alcaldes de la Marina Alta.