Un millar de profesores se cogen la baja nada más empezar el curso

El absentismo laboral en los centros escolares costó al Consell 63 millones de euros el año pasado

B. LLEDÓVALENCIA.

Todavía está arrancando el curso escolar 2012/2013 (el lunes lo hizo para los alumnos de Primaria y hoy entran a las aulas los de Secundaria) y más de un millar de docentes en la Comunitat ya se han cogido la baja laboral. En concreto, este mes han comunicado que no pueden acudir a su puesto de trabajo por enfermedad un total de 1.146 profesores, según los datos facilitados por la Conselleria de Educación.

Se trata de bajas que se han transmitido a partir del día 3 de septiembre por lo que el Consell no ha podido preverlas con anterioridad al inicio del nuevo curso. Esta situación hace que sea imposible sustituir a estos docentes de inmediato, máxime cuando la nueva normativa del Ministerio de Educación establece que sólo se cubrirán las bajas de más de 10 días lectivos. Además, la ley obliga a la administración competente a esperar 15 días hábiles para proceder a sustituir la plaza.

Los principales motivos de absentismo laboral en las aulas responden a enfermedades de carácter respiratorio, seguidas de dolencias musculares, osteomusculares y traumatismos. En cuarto lugar se encuentra las patologías mentales, como la depresión, el estrés, la ansiedad o la fatiga mental (también conocido como síndrome del 'quemado').

El grueso de los docentes que han enfermado antes de subirse a la tarima imparten clase en Primaria. En concreto, 754 del total de 1.146. O lo que es lo mismo, el 65,8% del total. Los profesores de Secundaria que no llegarán a incorporarse a su puesto de trabajo, al menos de momento, es de 366. Aquí también se incluyen los que imparten Formación Profesional.

La cifra se completa con los docentes de Régimen Especial (que aglutina Escuelas Oficiales de Idiomas, Conservatorios Superiores, entre otras especialidades) que no suman ni 30 entre todos.

Un dato que permite hacerse una idea de la magnitud de estas cifras es que en todo el mes de septiembre del curso 2010/2011 el número de ausencias por causa de alguna enfermedad temporal se situó en 1.877. Ahora sólo en unos días, ya suman 1.146 (se incluyen aquí también las excedencias solicitadas al inicio de curso, aunque representan una parte mínima).

Las bajas de personal docente supusieron el año pasado al Consell un gasto de 63 millones de euros por el pago de interinos que ocuparon el puesto del profesor titular, según datos del departamento dirigido por María José Catalá. Con esta cantidad, por ejemplo, se podrían construir una quincena de institutos.

Adjudicaciones

En las primeras adjudicaciones que la Conselleria de Educación realizó el 7 de septiembre se ofertaron 394 plazas para interinos, de las que se cubrieron 353. Otras 41 quedaron sin destinatario porque estos no las aceptaron por diferentes motivos.

Hoy está previsto que se adjudiquen una cantidad similar e incluso mayor de plazas (algunas de ellas serán también de Secundaria) para profesores interinos. No se trata de puestos para sustituir bajas labores (ya que por ley hay que esperar 15 días hábiles para que estas se cubran) sino de vacantes generadas por jubilación o por ampliación de grupos, como por ejemplo de Formación Profesional.

Precisamente, 324.985 alumnos de la ESO, Bachillerato y FP de la Comunitat comienzan hoy las clases. Tal y como confirma la Conselleria, la ratio de estudiantes por aula será de media en los centros públicos de 26,4, frente a los 25,5 del curso anterior. El máximo legal se fija en 36 estudiantes en ESO y FP y en 42 en Bachillerato.

En cuanto a los ciclos formativos, Educación oferta 34.104 vacantes sostenidos con fondos públicos para los alumnos que se matriculen durante el proceso extraordinario de septiembre. En el caso de los alumnos de Bachillerato (que se matriculan hasta hoy), la Conselleria atenderá «toda la demanda de plazas que se soliciten». Se prevé que el número de alumnos que cursen esta etapa sobrepase los 64.000.