Alejandro Gil crea eventos especiales para sus clientes

M. J. L
Alejandro Gil. ::
                             LP/
Alejandro Gil. :: LP

Alejandro Gil no encontró para el día de su boda un servicio acorde al que tenía pensado para esa fecha tan especial. La falta de estilismo español para la recreación de temáticas trasladadas a grandes acontecimientos favoreció en la aparición de la empresa Nada Convencional.

Los servicios del mundo anglosajón para eventos como bodas, cincuenta aniversarios, despedida de solteros, entre otros, han sido trasladados a España de la mano del arquitecto Alejandro Gil y de su esposa.

La sociedad, que tiene tan sólo un año de vida, cuenta con dos trabajadores y un diverso número de colaboradores profesionales como modistas, fotógrafos, músicos o pasteleros.

La entidad valenciana, que opera por internet y que carece de establecimiento físico, trabaja en la creación de proyectos efímeros de decoración, estética e imagen destinados tanto a empresas como a particulares.

El precio del servicio es acorde a las funciones que prestan, del número de personas y de si la temática elegida se encuentran entre las fijas que dispone la entidad. La producción de una nueva línea supone un mayor gasto, debido a la elaboración de un nuevo atrezzo, decorado, entre otras labores.

La firma Nada Convencional no pretender imponer un paquete de servicios, sino prefiere que sean los mismos clientes los que inviten a los empresarios a elaborar algo nuevo y al gusto de los demandantes. A pesar de ello cuenta con doce líneas temáticas estables para aquellas personas que estén un poco desorientadas en la elección de su línea. Por ejemplo, boda oriental, boda de Alicia país de las maravillas, el carnaval de Venecia, entre otras. Según Alejandro, «ese día debe ser original y divertido, nada convencional, pero también entrañable para los vuestros e inolvidable para vosotros». La firma también pretende promocionar el servicio que ofrece con la elaboración fotográfica de catálogos de diseñadores de moda o de complementos.