«Mantener la fama es difícil, pero conservarla 50 años es un sueño»

El solista cierra esta noche el ciclo 'Gandia, el mar donde se unen las estrellas' con un repaso a los temas más importantes de su vida Raphael Cantante

ÓSCAR DE LA DUEÑAGANDIA.
Raphael durante uno de sus conciertos. ::
                             CARLOS BARBA/EFE/
Raphael durante uno de sus conciertos. :: CARLOS BARBA/EFE

Raphael, uno de los artistas españoles más internacionales, llega hoy a Gandia. El artista es el encargado de poner el broche final al festival 'Gandia, el mar donde se unen las estrellas', a las 23.30 horas en la plaza del Puerto. El cantante de Linares asegura que ofrecerá los temas más relevantes de su carrera, que ha recogido dentro de su gira 'Lo mejor de mí', desde sus primeras canciones compuestas por Manuel Alejandro hasta sus éxitos más recientes. El solista recuerda con cariño las actuaciones que ofreció en Gandia hace décadas y repasa algunos momentos de su vida como el transplante de hígado al que se sometió hace nueve años.

-Usted ha sido el elegido para cerrar el certamen 'Gandia, el mar donde se unen las estrellas' ¿Le supone una responsabilidad?

-Para mí es un un honor estar en Gandia, más que una responsabilidad, no sólo por cerrar el ciclo, sino porque hayan contado conmigo para participar en él.

-¿Qué espera del público de Gandia esta noche?

-Espero que disfrute. Quiero darles un gran espectáculo, y, parafraseando uno de mis éxitos, confío en que sea una gran noche.

-¿Será esta su primera actuación en Gandia?

-No. Recuerdo otras actuaciones hace más de 25 años, en recintos al aire libre en los que se reunían entre 6.000 y 7.000 personas, pero de esto hace mucho tiempo.

- ¿Con qué sorprenderá al público?

-Le he preparado, como dice el nombre de la gira 'Lo mejor de mí', mis mejores canciones. He echado una mirada atrás, a mis primeros temas compuestos por Manuel Alejandro, con el que empecé, y realizo una metamorfosis hasta llegar a los éxitos más actuales. Será un concierto vibrante del que espero que el público salga satisfecho.

-Se han cumplido hace poco 50 años de su salto a la fama ¿Cómo resumiría su prolífica carrera?

-Es imposible buscar unas palabras para hablar de estos años, pero sin duda ha sido apasionante.

-¿Qué momentos de su trayectoria profesional recuerda con más cariño?

-Es un poco complicado responder a esto. Una carrera tan larga da muchos momentos buenos, pero bien es cierto que recuerdo de forma especial la primera vez que he actuado en alguna plaza importante como el Madison Square Garden de Nueva York o el teatro de la Ópera de Moscú.

-Hoy recala en Gandia y mañana estará en Benidorm donde se produjo su salto al estrellato ¿Qué le supone estar en contacto con la Comunitat?

-Para mí estar aquí es muy importante. Mi relación con estas tierras es continua, doy muchos conciertos en la Comunitat. El pasado mes de mayo estuve en el teatro Principal de Valencia. Creo que soy muy querido por el público valenciano.

-¿Qué opina de las nuevas generaciones de cantantes?

-Hay grupos y solitas que hacen cosas muy interesantes, pero los tiempos son muy complicados, es evidente. Las discográficas ya no son lo que eran. Ahora hay otros caminos, como por ejemplo Internet, que abren nuevos horizontes. Son momentos difíciles para los que empiezan, pero, insisto, hay muy buen material.

-Precisamente su hijo intenta hacerse un hueco ¿Qué opina de su trabajo?

-Me gusta mucho lo que hace, pero soy su padre y no está bien que opine. Imagino que a él le ocurrirá lo mismo sobre mí.

-¿Qué planes tiene para el futuro?

-La gira finaliza el 22 de diciembre en el Palacio de los Deportes de Madrid, queda mucho por delante como para pensar en proyectos. Lo que tengo claro es que durante los primeros meses de 2013 grabaré temas con Manuel Alejandro, con el que me he reencontrado tras muchos años.

-¿Le ha puesto la vida a prueba en alguna ocasión?

-Desde luego. Hace nueve años me sometí a un transplante de hígado y desde entonces mi vida ha cambiado.

-¿Aprendió alguna lección?

-Sí. Aprendí a tener una férrea disciplina sobre mí y a disfrutar de las cosas buenas de la vida sin tener que hacer nada extraoficial.

-A su juicio ¿Qué es más costoso alcanzar la fama o conservarla?

-Alcanzar el éxito no es tan costoso como puede parecer, siempre que se den las circunstancias adecuadas. Mantenerlo durante los años sucesivos sí es complicado y conservarlo durante 50 años es un sueño. Es una tarea difícil, pero yo he podido llevarla a cabo gracias a la gente que me rodea y a la familia, que me aporta la felicidad personal necesaria.

-Durante su carrera ha llevado su música por todo el mundo ¿Qué experiencias ha adquirido?

-He aprendido muchas cosas, he sido un eterno aprendiz. Esta carrera es apasionante, como un doctorado. Cada día ocurren cosas nuevas de las que sacas partido.

-Sería imposible detallar todos sus premios, pero ¿alguno de ellos ha tenido un significado especial?

-Todos son importantes y han significado mucho en su momento. Están reunidos en un museo que mi ciudad, Linares, me ha dedicado para que mi público pueda observarlos de forma gratuita.

Fotos

Vídeos