Dos niños saharauis esperan llegar a Alicante para iniciar su curación

El repatriación de los cooperantes pone en peligro el programa de acogida de la ONG Dar al Karama

:: C.M.A.

ALICANTE. La repatriación forzada de los cooperantes españoles en los campamentos de Tinduf, promovida por el Ministerio de Asuntos Exteriores por temor a un secuestro, pone en peligro la continuidad de los programas de acogimiento de menores en la provincia. En concreto, la asociación Dar al Karama esperaba para finales de este mes la llegada de dos menores en grave estado de salud para realizarles un tratamiento.

Sin embargo, ahora se encuentra «que no sabemos qué hacer ni cómo ir a buscarles», explicaba ayer a este diario el portavoz de la asociación, José Ramón Samper.

Los menores necesitan «urgentemente» llegar a Alicante por su delicado estado de salud, pero hoy en día en imposible. Ahora tienen a cinco menores alojados en la Casa de Acogida que Dar al Karama tiene en Alicante, y están a la espera de la llegada de dos nuevos niños que, con esta situación de riesgo surgida, «puede provocar un retraso o la cancelación de su viaje, con el consiguiente riesgo para la vida de estos niños», aseguran desde la asociación.

Dar al Karama viene atendiendo en Alicante a estos menores enfermos desde hace más de diez años, donde han sido atendidos, con resultados positivos, más de 70 niños y niñas con graves enfermedades y dolencias, al mismo tiempo que desarrolla proyectos de ayuda humanitaria en los campamentos.

Por otro lado, el Centro Social Gastón Castelló acogió ayer la visita del grupo de niños saharauis del programa 'Vacaciones en paz', donde compartieron merienda, velada musical con percusión y experiencias con el grupo de niños de 'La Ciudad de los Colores' de la Asociación Cultural Dánae de Alicante.