Los bañistas se juegan la vida en la pasarela clausurada del Perelló

Cientos de veraneantes saltan las vallas del puente cerrado por Costas debido a su mal estado

LOLA SORIANO| VALENCIA.
Un vecino salta la valla instalada en el extremo del puente recayente en El Perelló, a pesar de los carteles de prohibición. /  LP/
Un vecino salta la valla instalada en el extremo del puente recayente en El Perelló, a pesar de los carteles de prohibición. / LP

Muchos bañistas de El Perellonet y el Perelló prefieren jugarse la vida, saltando las vallas que prohiben el paso por el puente peatonal que une las dos orillas de la gola del Perelló, que dar el rodeo por la acera existente junto a la CV-500 para ir a la playa, a los restaurantes o de compras.

La pasarela peatonal fue clausurada a finales de junio por Demarcación de Costas por su mal estado de conservación, pero muchos viandantes desafían la prohibición y no dudan en subirse a las barandillas, sortear la valla instalada por la Entidad Local Menor de El Perelló y saltar, con el consiguiente riesgo físico de darse con alguna estructura de hierro o caerse a la propia gola.

El problema radica en que los accesos del puente que recaen al Perellonet no han sido cerrados por el Ayuntamiento de Valencia y la gente sube por la rampa, camina por la infraestructura deteriorada sin ser conscientes de que las estructuras de hierro y las baldosas no están en buen estado y saltan la valla que en El Perelló ha sido soldada para evitar que la abran.

«Nos hemos pasado la mañana viendo cómo gente jovencita o más delgadita se colaba por el hueco inferior que hay entre la valla y la barandilla. Pero los que ya eran más corpulentos no tenían duda de subirse por la barandilla y saltar. Hasta personas de avanzada edad y familias con niños lo intentaban. Veremos si algún día hay un accidente», indicó una vecina que desde el balcón de su apartamento veía las acciones incívicas.

Desde El Perelló, el presidente de la Junta Vecinal, Miguel Fos, detalla que ellos han cumplido con la orden ministerial. «Hemos puesto la valla, con un escrito con la correspondiente prohibición de paso de peatones. Incluso hay una hoja con la resolución de Demarcación de Costas para que la gente lo respete. Si pasan es bajo su responsabilidad, no podemos tener todo el día a policías controlándolo».

Además del riesgo de accidente, la cuestión de fondo es cuánto tiempo permanecerá cerrado el puente. Y es que desde que fue inaugurado en 2001 no se ha hecho mantenimiento alguno, la estructura de hierro se está viendo afectada por la corrosión, debido a la proximidad del mar y las baldosas del suelo también tienen desperfectos.

Responsabilidad

Desde Demarcación de Costas, dejaron ayer claro que esta infraestructura se entregó al Ayuntamiento de Sueca en 2001 y ya no depende del Ministerio de Medio Ambiente. En Sueca, el alcalde Salvador Campillo, indica que Costas lo cedió a Sueca y «nosotros a El Perelló. De hecho, el cierre del puente ahora el que lo ha hecho efectivo es El Perelló. Nosotros tenemos claro que no es nuestro. Está dentro de El Perelló y, en todo caso, a los que más afecta es a los vecinos del Perellonet (Valencia) que cruzan a esta parte, que es donde están todos los servicios». Por su parte, en El Perelló, Miguel Fos, indica que esta entidad local se hace cargo del mantenimiento de edificios públicos, «pero no de esta infraestructura. Tendríamos que sentarnos a hablar todos para ver cómo se reparte el mantenimiento». Desde el Ayuntamiento de Valencia, el concejal Vicente Aleixandre, opina que debería ser cosa del ministerio. Tanto Campillo como Fos ya han solicitado una reunión con Costas para ver soluciones porque, según un informe técnico de Costas, tanto la opción de reparar el puente, como el de derribarlo supondrían una inversión de más de 200.000 euros.