«Vendíamos el producto con mucha alegría porque era muy bueno»

Cuatro acusados de la mayor estafa con pisos de multipropiedad defienden su trabajo y culpan del fraude a su jefe, que está huido

M.C.S.ALICANTE.
«Vendíamos el producto con mucha alegría porque era muy bueno»

La Audiencia pudo ayer finalmente, tras varios intentos fallidos desde 2009, celebrar la primera sesión del juicio por la mayor estafa registrada en la provincia con apartamentos en régimen de multipropiedad. Lo hizo con cuatro de los siete procesados, empleados todos ellos de una de las empresas investigadas, Turyvac SL. Otro falleció hace años y dos más, los principales sospechosos (el francés Jean Paul Henri B. y José Luis A.E.), están huidos y fueron en su día declarados en rebeldía.

Los cuatro juzgados coincidieron ayer al declararse totalmente ajenos al fraude, que afectó entre 1996 y 1999 a 139 matrimonios franceses por un importe total próximo a los 2 millones de euros.

La Fiscalía pide provisionalmente para los reos penas de nueve años de prisión por delitos de estafa y falsedad en documento mercantil.

No obstante, tanto Daniel Rubén S.P. como María Ángeles M.G., Eva S.S. y Carlos V.F. negaron su participación en el monumental timo y derivaron toda la responsabilidad hacia José Luis A.E.

«Él era el dueño y señor de todo, el jefe. Yo no sé lo que hacía y que Dios me librara de preguntarle nada porque tenía un carácter muy fuerte», explicó muy seguro de sí mismo el primero de los acusados.

Daniel, que tenía poderes para firmar contratos, aseguró que «jamás» trató con extranjeros ni vio que nadie lo hiciera en las oficinas de Turyvac de Dénia. «A mi parecer, hacíamos nuestro trabajo escrupulosamente. Vendíamos el producto con mucha alegría porque era un producto vacacional muy bueno», añadió.

Esos productos coincidían en la compra de semanas vacacionales en complejos inmobiliarios costeros de La Marina Alta, apartamentos que se compartían por turnos, una fórmula que vivió un auténtico boom en esa época.

Este procesado calificó a su jefe, José Luis A.E., como un «encantador de serpientes». Su testimonio coincidió punto por punto con el de otra apoderada de Turyvac, María Ángeles M.G.

Por su parte, la que fuera novia del jefe, Eva S.S., que aparecía como socia y administradora de varias de las empresas investigadas, explicó que firmó todo lo que él le puso sobre la mesa porque estaba «completamente enamorada» de él . Finalmente, Carlos V.F. relató que nunca se ocupó de la gestión de Turyvac y perdió incluso la parte de capital que aportó a la mercantil por su amistad con José Luis A.E.

Fotos

Vídeos