Declaran culpable de asesinato al joven que mató a su hermana en l'Alfàs

Declaran culpable de asesinato al joven que mató a su hermana en l'Alfàs

El jurado sostiene que disparó con alevosía a la chica y la Fiscalía pide para él 18 años y 8 meses de prisión

M.C.SÁNCHEZALICANTE.

El jurado popular declaró anoche culpable de asesinato y tenencia ilícita de armas a Ramón García, el joven de l'Alfàs del Pi que mató a su hermana de dos disparos en el domicilio familiar el 4 de abril del año 2009.

Ocho de los nueve miembros del tribunal ciudadano alcanzaron esa conclusión al cabo de siete horas y media de deliberación, mientras que el noveno votó en contra, según fuentes de la Audiencia.

Las manifestaciones del procesado en la última sesión del juicio, celebrada por la mañana, no resultaron convincentes. «Solo quiero pedir perdón a mi familia. Yo quería mucho a mi hermana y no quería que pasara lo que pasó», había declarado mientras su padre irrumpía en lágrimas en la sala de vistas.

Previamente, su abogada, Belén Muro, había insistido en la tesis de que todo fue un «trágico accidente», que la escopeta de caza de dos cañones había escupido sendos proyectiles a la vez de forma fortuita, después de que Ramón perdiera el equilibrio y tropezara con una puerta al tratar de «darle un susto» a Rocío, de 17 años, mientras ésta dormía en su cuarto.

La defensa calificó la acción como delito de homicidio por imprudencia. La letrada había tratado durante todo el juicio de insistir en el dolor y el drama que ha tocado vivir a una familia hasta entonces «armónica». Según ella, los padres de Rocío y Ramón «son los jueces morales» de los hechos, «ya han perdido a una hija y no se merecen perder a otro».

En cambio, la fiscal del caso sostuvo en su informe final que la familia, «desesperada y destrozada», había «perdonado y protegido» al sospechoso durante todo este tiempo, algo totalmente lógico. Por el contrario, Rocío «tenía toda la vida por delante» y su hermano le quitó «el derecho a disfrutarla». A juicio de la acusación pública, Ramón le disparó «de forma súbita y traicionera», sin darle posibilidad a defenderse.

«Nunca sabremos el motivo» por el que lo hizo, agregó la fiscal, aunque el móvil del crimen podría explicarse en una discusión el día anterior y en el «papel» que para Ramón había jugado su hermana en la ruptura con su novia Irene.

Simular un robo

El jurado se alineó con estas tesis. Posiblemente tuvo en cuenta que el acusado, tras cometer el crimen, intentó simular un robo en la vivienda familiar, «de forma burda y chapucera», eso sí, como declararon varios guardias civiles. Tampoco debieron de pasar por alto su frialdad e hipocresía, la misma que le permitió bromear ante una amiga con el hecho de que esa mañana llevaba gastados «tres ventolines», en relación a sus problemas de asma, mientras ambos transportaban en el maletero del coche el cuerpo ensangrentado de Rocío.

El jurado no cree que el consumo de anabolizantes afectara a facultades mentales del asesino, pero sí consideró probado que hubo un retraso injustificado en el proceso judicial, lo que conllevará una rebaja de la condena. Tras el veredicto de culpabilidad, emitido al filo de las nueve y media de la pasada noche, la Fiscalía pidió 18 años y ocho meses de cárcel para Ramón y su abogada, 15 años y 6 meses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos