Dos nuevos mantos para la Geperudeta

Marta Agustín ofrenda una seda en tono verde y els Eixidors en amarillo

LOLA SORIANO ,VALENCIA
El arzobispo Carlos Osoro y Marta Agustín, junto al manto de la Virgen. / LP/
El arzobispo Carlos Osoro y Marta Agustín, junto al manto de la Virgen. / LP

La devoción por la Virgen es tal, que son muchos los valencianos que le ofrendan joyas, mantos o, como en el caso del diestro Enrique Ponce, un capote.

Para el traslado de este año la imagen de la Geperudeta lucirá un manto en tono amarillo que han donado la familia de Ontinyent Pastor-Osoro y los Eixidors del Trasllat de la Mare de Déu. Pero este no ha sido el único manto que ha recibido. La familia Agustín Ferrando y, en particular, Marta Agustín, fallera mayor de Valencia de 2009, han querido también mostrar su agradecimiento a la patrona de Valencia con la entrega de un manto que el arzobispo de Valencia, Carlos Osoro, ha bendecido esta misma semana en un acto muy familiar.

Marta Agustín, recientemente llegada de Londres, confió en su madre los preparativos. «Mi madre siempre había tenido en mente ofrecer un manto a la Virgen. Hicimos consenso familiar y pensamos que este año era viable», detalla Marta Agustín.

Uno de los detalles que desde el principio tuvo claro era el color de la seda. «El color verde me gusta mucho. El año que fui fallera mayor de Valencia llevé un espolín en verde muy bonito y hemos escogido el mismo tono», detalla.

La seda estrecha es de Vives y Marí y la creación del manto es obra de Irene Cañas, indumentarista de L'Agulla d'Or. «Es un verde olivina del mismo color que el traje que llevó Marta para la Crida. Y va engamado en tonos crudos, blancos y dorados», indica Irene Cañas. El dibujo lleva el nombre de 'Basílica' «y hemos empleado 12 metros de tela, igual que un traje de valenciana. Se ha hecho hasta una prueba a la imagen». Marta indica que le haría ilusión que luciera la Virgen el manto «en algún acto destacado, como algún día del besamanos».

En cuanto al manto que lucirá en el traslado, Gonzalo Pastor, de Ontinyent, comenta que su madre -recientemente fallecida- «tenía mucha ilusión en que le ofreciéramos un manto. Se ha hecho con mucho cariño. Como soy Eixidor, es un ofrecimiento de mi familia y de la asociación».

El manto es una seda natural con hilo de oro de color amarillo. «Queremos que cuando salga la Virgen a la plaza sea como si saliera el sol», según Gonzalo.

Este manto no lleva flecos, sino un volante plisado a mano de organdí en blanco «y el Niño llevará un faldón de bautizar». Gonzalo narra orgulloso que el día 22 de junio «la Virgen visitará Ontinyent, y también llevará este manto».

En la asociación de Eixidors, Toni Sánchez, apunta que están «ilusionados porque lucirá el manto que le hemos regalado. Además, este año nuestra entidad estrenará estandarte».