Los regantes reclaman una rebaja de tarifas eléctricas

Los sistemas modernos de riego sufren mayores costes

V. LL.VALENCIA.

La Federación de Comunidades de Regantes de la Comunitat Valenciana (Fecoreva) ha pedido una rebaja en las tarifas eléctricas que se aplican a las entidades de riego agrícola, con lo que respalda la decisión adoptada por la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore) en la solicitud que ha trasladado al Gobierno.

Los regantes razonan que su demanda debe ser atendida para poder garantizar la viabilidad de las explotaciones agrícolas, ya que, como mínimo, los precios de la electricidad se ha duplicado en muchos casos en el transcurso de los últimos tres años.

Al mismo tiempo, Fecoreva considera necesario aplicar medidas que fomenten la eficiencia energética de las producciones agrarias, con el fin de asegurar «la competitividad la agricultura valenciana».

Según Fecoreva, la situación económica que atraviesa el sector agrario, unido al incremento de los costes de producción, «dificulta enormemente la competitividad de los productos españoles y valencianos frente a los de terceros países con costos mucho menores, y pone en peligro la viabilidad de muchas explotaciones».

Eficiencia energética

De ahí que los regantes representados en Fecoreva se planteen la necesidad de aplicar medidas que «mejoren notablemente la eficiencia energética de las explotaciones agrarias y contribuyan a garantizar la pervivencia del sector agrario en la Comunitat. Por ello solicitan al Gobierno central que regule de nuevo una rebaja de la tarifa de la luz para los agricultores, con el fin de equilibrar los costes de producción.

En la actualidad, todos los puntos de consumo en alta tensión y los de baja tensión con más de 10 kilovatios de potencia contratada están obligadamente en el mercado liberalizado. Sólo la baja tensión con menos de 10 kilovatios (la mayoría de los consumos domésticos) pueden refugiarse en la TUR (tarifa de último recurso), que es la única que aún regula el Gobierno.

La gran mayoría de los consumos destinados a riego agrícola están por supuesto en el mercado liberalizado.

El actual ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, expresó su compromiso, al poco tiempo de iniciar su mandato, hace escasos meses, de promover alguna fórmula para rebajar el coste de la factura eléctrica en los usos de riego agrícola. Sin embargo, hasta el momento no se ha sabido nada nuevo.

Una contradicción

El presidente de Fecoreva, Benjamín Aparicio, ha señalado que «el coste energético está poniendo en peligro la viabilidad de muchos cultivos y explotaciones, sobre todo las que más han invertido en modernización, y hay que tomar medidas para solucionarlo».

Esta es una notable contradicción. Resulta que los sobrecostes energéticos son mayores precisamente en los sistemas de riego que se han dotado de mecanismos de modernización; los que han apostado por el futuro y por ahorrar agua con el riego a goteo.

Ya se ha conseguido ahorrar agua, pero ahora el problema es que se consume más energía que antes, porque el goteo necesita presión, la presión precisa bombeos y las bombas funcionan con electricidad, que sube de precio.

Al agricultor le sale mucho más cara el agua que cuando regaba a manta, además de que está pagando las inversiones realizada y encima sufre un insólito hundimiento de los precios de sus productos.

Un callejón si salida. Por eso se intenta que se contenga algo la factura eléctrica. Pero las compañías no están por la labor. Si quiere, que lo pague el Gobierno. Y las arcas públicas están en números rojos. Así que, a ver por dónde salimos. Un milagro hará falta para que pueda suavizarse algo está cuestión.

San Vicente Ferrer, el patrón

En ese plan deben andar los dirigentes de los regantes valencianos, en el de esperar milagros. En este caso tal vez de San Vicente Ferrer, que ha sido nombrado patrón de la propia federación, Fecoreva, y a él se acogieron en el día de su festividad, que celebraron en Antella. Allí tuvo lugar su asamblea anual, donde ratificaron la petición de rebajas eléctricas, y asistieron a una misa en la iglesia parroquial en honor del santo. Después giraron visita al azud y la casa de compuertas de la Acequia Real del Júcar, junto al río.

A la jornada asistieron, entre otras personalidades, la consellera de Agricultura y Agua, Maritina Hernández; el comisario de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Júcar; el alcalde de Antella, Gustavo Montagudo, y el presidente de la Acequia Real del Júcar (comunidad anfitriona), José Manuel García de la Cuadra.

Fotos

Vídeos