Una empleada de Gürtel niega que tuviera claves de Fitur antes del concurso

Betoret «espera que vaya bien» tras declarar durante más de cuatro horas y responder a todas las partes

A. G. R.| VALENCIA
Rafael Betoret, exjefe de gabinete de la Conselleria de Turismo, ayer a las puertas del TSJ. / J. Monzó/
Rafael Betoret, exjefe de gabinete de la Conselleria de Turismo, ayer a las puertas del TSJ. / J. Monzó

Segunda jornada de declaraciones por los supuestos delitos de prevaricación y cohecho en las contrataciones de los expositores de Fitur a la empresa Orange Market, dirigida por Álvaro Pérez 'El Bigotes', el hombre de la trama Gürtel en Valencia. Las declaraciones fueron agotadoras. El más incisivo en los interrogatorios, de nuevo, volvió a ser Virgilio Latorre, el abogado del PSPV. Cuatro horas estuvo Isabel Jordán, administradora de las empresas de Correa durante los hechos que se investigan. La mujer entró a las dependencias del TSJ en coche, como ya hiciera durante el juicio de los trajes, ya que dispone de algunas medidas de protección.

Fuentes judiciales explicaron que negó que la empresa adjudicataria conociera las condiciones y requisitos de los contratos con anterioridad a que la oferta fuera pública. Al igual que ocurriera el pasado viernes, la imputada aportó documentación que defenderían esta tesis y, en su opinión, dejarían al descubierto los errores del informe policial que apunta a lo contrario.

Otras fuentes reconocieron que disponían de información del pliego administrativo como las puntuaciones de imagen, por ejemplo. No obstante, los datos aportados no añadían detalles significativos del diseño del stand que pudieran hacer que la oferta tuviera ventaja sobre los competidores, según explicó ante el juez.

Tal y como ya se informó en la edición del pasado viernes, los imputados -técnicos de Turismo- explicaron que escogieron la oferta de Orange Market únicamente de acuerdo a criterios profesionales. Un letrado llegó a comparar la oferta de Gürtel con un jaguar frente al Seiscientos que era la calidad que alcanzaba el resto.

Betoret, al concluir su declaración, manifestó a la agencia EFE: «He declarado que no tenía ninguna competencia en las adjudicaciones, y he contestado a las preguntas de todas las partes; espero que vaya bien».

Las declaraciones en el TSJ continuarán el próximo 7 de mayo con dos testigos. Al día siguiente lo hará, en calidad de imputada, la exconsellera de Turismo y expresidenta de Les Corts Valencianes, Milagrosa Martínez.

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, por otra parte, ha rechazado que el presunto cabecilla de la «trama Gürtel», Francisco Correa, declare el próximo 7 de mayo desde la cárcel, tal y como éste había solicitado por padecer «claustrofobia», aunque sí ha accedido a que sea trasladado a su juzgado en ambulancia.

Así lo acordó el magistrado en una providencia tras recibir el informe del médico forense que Ruz requirió la semana pasada para que dictaminara si el traslado de Correa desde la prisión madrileña de Soto del Real hasta las dependencias de la Audiencia Nacional podía resultar «perjudicial para el estado de salud del mismo».

De acuerdo con dicho informe médico, el juez decidió mantener la citación, pero permitir que el traslado se realice en ambulancia.

La resolución de Ruz responde a la petición que le hizo el abogado de Correa, José Antonio Choclán, después de que el magistrado le citara para interrogarle en relación con la adjudicación de contratos de Radiotelevisión Valenciana (RTVV) a empresas de la trama Gürtel durante la visita del papa a Valencia.

Al día siguiente Ruz interrogará al exdirector general de RTVV Pedro García Gimeno y a los también imputados Vicente Torró Casanova y Ana María Martínez.

Fotos

Vídeos