Los nuevos accionistas de Bankia se quedan sin el 38% de su inversión inicial

X. M.| VALENCIA

Las nuevas acciones que Bankia ha emitido para la recompra de deuda subordinada y participaciones preferentes de su matriz, el Banco Financiero y de Ahorros (BFA), comenzarán a cotizar mañana miércoles. Según informó la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la ampliación de capital para el canje realizado en las últimas semanas, al que ha acudido el 91% de los tenedores de deuda y preferentes, implica la emisión de 261,39 millones de nuevas acciones, lo que supone -a precios de ayer- una ampliación de capital de 721 millones de euros.

La acción de Bankia se apuntó ayer una subida del 1,62% hasta los 2,76 euros. Según la capitalización de ayer (4.782 millones) la operación supondrá una ampliación de capital del 15%, lo que implica que las participaciones de los actuales accionistas -entre ellos Bancaja, a través del BFA, que controla un 52%- se diluyen en la misma proporción.

La oferta de recompra de preferentes y deuda subordinada de Bankia se llevó a cabo por un importe equivalente al 75% de la inversión inicial. El 25% restante se canjeará por fases hasta junio del próximo año. El objetivo es que los nuevos accionistas mantengan los títulos hasta entonces en lugar de convertir en líquido el 75% que obtienen ahora.

Sin embargo, si optan por esta opción y venden inmediatamente, los inversores no perderán solo el 25% de su primera inversión, sino cerca del 38%, ya que el valor asignado a las nuevas acciones emitidas es de 3,3141 euros, muy por encima de los 2,76 euros a los que cerraron ayer.

A falta de conocer cómo cierran los títulos mañana, en el supuesto de que lo hicieran al nivel de ayer, los inversores que optaran por no mantener las acciones tendrían que asumir una notable pérdida. Así, un inversor que tuviera 10.000 en preferentes y se desprendiera inmediatamente de sus nuevas acciones obtendría 6.245 euros.