Stop Desahucios retrasa el desalojo de una niña con cáncer en Torrevieja

Cuarenta personas se concentraron en la puerta de la vivienda de un joven matrimonio ruso que vive con dos hijas y sin recursos económicos

FRANCISCO REYESTORREVIEJA.
El matrimonio, rodeado de miembros de la plataforma. ::                             F. REYES/
El matrimonio, rodeado de miembros de la plataforma. :: F. REYES

Nuevo intento de desahucio en Torrevieja por el impago de las letras de la hipoteca de una vivienda. En esta ocasión era la segunda vez que el Juzgado de Primera Instancia número 2, intentaba dar cumplimiento a la demanda presentada por Caja Mediterráneo, para el desalojo de una pareja de jóvenes rusos, Alexander Zalazdyr, su esposa, Svtlana, de 31 y 24 años respectivamente, y dos niñas de uno y cuatro años, ésta última afectada de cáncer y con más de un 75 por ciento de incapacidad, ya que la niña solo tiene un riñón y ha sido intervenida de los pulmones en varias ocasiones en el Hospital La Fe de Valencia, donde es atendida periódicamente.

Una vez más la plataforma Stop Desahucios Torrevieja-Vega Baja, con el apoyo de cuarenta personas, entre ellas muchos vecinos, lograron arrancar del procurador de la CAM, en última instancia y ya con la comitiva judicial a las puertas de la vivienda, situada en el edificio La Tejera de la calle Joaquín Chapaprieta, 141, aplazar el desalojo por un tiempo de dos meses y con el compromiso de que en esa fecha no pondrán resistencia al procedimiento. El cabeza de familia firmó minutos más tarde el acta judicial que refleja el compromiso, todavía con la esperanza de que en este tiempo pueda cambiar su suerte. Alexander pagaba una cuota mensual de unos 700 euros, pero en el 2009, después de que le fuera detectado a su hija el cáncer, después de la primera visita a La Fe de Valencia, fue despedido de la empresa de construcción en la que trabajaba, y desde entonces la familia se encuentra sin recursos. Tienen una deuda de algo más de sesenta mil euros con la oficina de la CAM de Guardamar, sobre la que recordó que estuvo a punto de poder renegociarla, «porque el director estaba sensibilizado con mi problema, pero cambiaron al director y ya no hemos podido hacer nada». Los coordinadores de la plataforma, Desiré Montero y Antonio Padilla, fueron una vez más quienes negociaron con el juzgado, así como esperan poder seguir ayudando a esta familia en su delicada situación, y poder lograr un realojo a la espera de que encuentren ingresos, a través de un trabajo o por medio de la Ley de Dependencia, que tienen aprobada, pero aún no se ha hecho efectiva.