Fallas sin ninots

Una decena de comisiones plantan monumentos experimentales para centrarse en la crítica

M. J. CARCHANOVALENCIA.
Canal de Navarrés. Las falleras mayores y la presidenta junto a la rotonda ficticia donde planta la falla, que este año ha apostado por una mano que simboliza la corrupción. ::
                             M. J. C./
Canal de Navarrés. Las falleras mayores y la presidenta junto a la rotonda ficticia donde planta la falla, que este año ha apostado por una mano que simboliza la corrupción. :: M. J. C.

Cuando el presupuesto es reducido, se puede encargar un monumento de séptima categoría a un artista, con varios ninots hechos con moldes o, en cambio, apostar por algo diferente. Hay quien decide que las fallas pueden ser innovadoras, centrándose en la crítica fallera, más allá del presupuesto. Es el caso de comisiones como Canal de Navarrés, Plaza de Jesús, Mossen Sorell-Corona o Sagunto-Padre Urbano. En Castielfabib, por ejemplo, un miembro de la comisión, arquitecto de profesión, decidió hace tres años diseñar la falla infantil. «Tanto éxito tuvimos que el muñeco tiene hasta perfil de Fecebook y 4.000 seguidores», explica Miguel Arraiz. Así que el año pasado se decidió por la grande, arriesgándose a que la comisión no entendiera una falla tan experimental, que sin embargo ha repetido este año.

Y la presidenta está encantada. Marta Melis observa el monumento, un paisaje de destrucción, realizado con madera y donde asoman larvas que han sido creadas de la forma tradicional, con cera. «Esta falla la hemos visto crecer, no es un monumento que llega de un taller del artista, que la planta el día 15 y se va». Miguel Arraiz lo confirma, la intención de recuperar la implicación de la comisión en la construcción del monumento, que tiene una continuidad en la falla infantil, formada por brotes verdes.

Arraiz forma parte de un grupo de artistas de diferentes disciplinas, implicados en las fallas, que se llama Projecte Encés, y que forman también Anna Ruiz, que ha dejado su huella en el monumento de Mossen Sorell Corona y Plaza de Jesús, o Giovanni Nardin, creador de la falla de Lepanto-Guillem de Castro.

En la comisión Canal de Navarrés-Vall d'Albaida, su apuesta se ha centrado en la corrupción. Una gran mano brota del centro de una rotonda ficticia, y se ha pintado con un producto que se utiliza para esculturas al aire libre, y que se ha usado por primera vez en una falla. Su presidenta, Marisa López, explica que cuando no hay presupuesto hay que innovar, y «hemos querido crear algo de confusión con esta falsa rotonda». Paco Ortega, miembro de la falla y colaborador en su construcción, explica que el monumento tiene su lectura positiva, que en un futuro la mano no signifique corrupción sino cariño. «Hay que ver este tipo de fallas -dice un vecino- porque muchas veces incorporan esa crítica fallera que a veces le falta a los monumentos más tradicionales».

Fotos

Vídeos