Los abucheos indignan al mundo fallero

La fallera mayor de 2011, muy molesta, asegura que las Fallas son apolíticas y la mascletà no es lugar para protestar La Junta Central Fallera critica que se ataque a las representantes de la fiesta valenciana

C. FERNÁNDEZVALENCIA.
Personas protestando en la calle y las falleras y sus cortes de honor en el balcón, ayer. ::                             I. MARSILLA/
Personas protestando en la calle y las falleras y sus cortes de honor en el balcón, ayer. :: I. MARSILLA

Uno de los actos que con más ilusión esperan las falleras mayores y sus cortes de Honor son las mascletaes. Momento en el que salen al balcón del Ayuntamiento saludan a todo el público, cantan, ríen y bailan con la espectadores. Sin embargo, este año las falleras mayores Sandra Muñoz y Rocío Pascual y sus Cortes de Honor sonríen a medias y desconcertadas sin entender por qué las abuchean desde la calle. «¿Pero por qué nos gritan?», comentaba ayer una de las falleras infantiles sin entender qué estaba sucediendo.

Llevaban años esperando este momento para convertirse en protagonistas de la fiesta. Pero las protestas no les están dejando disfrutar de este acto exclusivamente lúdico. El primer día de mascletà apenas eran una quincena, pero ayer se multiplicaron y coparon la parte central junto al balcón Consistorial.

El presidente de la Junta Central Fallera, Francisco Lledó, estaba molesto y muy preocupado por las falleras mayores y por las Cortes de Honor que intentaban aguantar con una sonrisa pero estaban tristes. «Ellas no son políticas ni tienen nada que ver, representan a las Fallas y no es de justicia que les estén haciendo esto», dijo tras concluir la mascletà.

Las falleras han sido preparadas para acudir a los actos, saber comportarse y relacionarse con ilustres invitados, pero no estaban preparadas para recibir abucheos y menos por algo en lo que no tienen nada que ver.

En cuanto salieron al balcón minutos antes de que comenzara la mascletà de la Pirotecnia Hermanos Ferrández, los gritos contra los recortes y las manos en alto no cesaron y aunque la música estaba alta la pitada era ensordecedora.

La fallera mayor de Valencia del año pasado, Laura Caballero, presenció indignada la escena. «Les han señalado con el dedo y les han increpado y ellas representa la Fiesta. La mascletà no es el momento ni el lugar para estas protestas. Es cierto que se concentra mucha gente y es una oportunidad para reclamar lo que quieren, pero no cuando sólo están las Falleras. Ellas no se merecen esto», explicaba Laura poniéndose en el lugar de Sandra Muñoz. «Cuando bajábamos a la calle, la gente aprovechaba y nos pedía fotografiarse con nosotras, pero este año sólo han recibido gritos. Están convirtiendo un acto muy agradable en totalmente desagradable y eso no se puede consentir», puntualizó.

Miembros de la Interagrupación Fallera aseguraban ayer sentirse indignados porque estas protestas estaban manchando la imagen de la fiesta y molestando a las falleras que no tienen nada que ver y que su única función en representar las Fallas 2012. «No sabemos qué es lo que están denunciando y qué tiene que ver con las Fallas y con la fiesta, que es la que estábamos esperando durante todo el año», comentaba Daniel Bruj, miembro de la interagrupación fallera.

Las falleras mayores y sus cortes de Honor no sólo tuvieron que soportar los gritos y las pitadas momentos antes de la mascletà y después, sino que su salida también fue alterada. Años tras año las falleras bajan a la calle y se dirigen a los coches oficiales a través de la masa humana de los espectadores que, encantados, las saludan y les aplauden. Este año, sin embargo, van escoltadas y les acompañan incluso hasta el coche. Una situación incómoda que las falleras están viviendo cada día que se llegan al balcón Consistorial.

La presencia de los manifestantes no es casualidad, la mayoría están organizados y el Grupo Compromís participa activamante. Igualmente, el colectivo Ca Revolta está enviando correos electrónicos para pedir una pitada general y levantar una tarjeta roja cinco minutos antes del disparo de la mascletà y de esta forma protestar por los recortes económicos que está realizando el Consell.

En el mensaje se recomienda que se sumen muchísimas personas a esta acción para que el efecto y la repercusión mediática sea mayor.

El sector fallero confía en que las protestas se desplacen a otro lugar y dejen de enturbiar la fiesta.

Pero mientras el malestar era patente en la plaza del Ayuntamiento, Barberá recibía a sus invitados en el balcón Consistorial todos disfrutaban del espectáculo con gran intensidad. Entre ellos se encontraba el presidente del Puerto de Valencia, Rafael Aznar; el torero valenciano Vicente Barrera, el director de la Ciudad de la Luz, José Vicente Escrivá, y, como invitado de Esquerra Unida, el que fuera secretario y compañero en la guerrilla del mítico Ernesto 'Che' Guevarra, Harry Villegas, que se encontraba en Valencia por iniciativa de la Asociación Valenciana de Amistad con Cuba José Martí. Aseguró que estaba entusiasmado.

Cruz Roja tuvo que atender a cinco personas que sufrieron lipotimias. Aunque las temperaturas no eran muy elevadas, la plaza del Ayuntamiento estaba saturada de espectadores y eso generó situaciones tensas.

Este será el primer fin de semana de Fallas 2012 y la plaza del Ayuntamiento se prevé el lleno completo. Las falleras esperan que las críticas cesen.