L'Alcúdia renuncia a una ayuda de medio millón del Fondo Europeo

La decisión unánime del pleno se ha tomado al saber que la Generalitat tardará al menos dos años en pagar para consolidar el Convent

REDACCIÓNALZIRA.

El pleno del Ayuntamiento de l'Alcúdia acordó por unanimidad renunciar a la subvención concedida por el Fondo Europeo Agrícola al tener conocimiento que la Generalitat tardará «como mínimo dos años», según fuentes municipales, en hacerla efectiva y que debería ser el Ayuntamiento quien hiciera frente a los gastos.

La subvención, concedida dentro de la línea de Ruralter-Paisaje (ayudas del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural-Feader) por importe de 418.014,23 euros, correspondiente a la anualidad de 2012, iba a ir destinada a la consolidación de los muros del antiguo templo del Convent, una actuación que, según las mismas fuentes, «tendría un coste de 493.256,78 euros de los cuales el Ayuntamiento debería aportar 75.242,56 en concepto de IVA».

El hecho de que la Generalitat vaya a tardar dos años «después de la total finalización y pago de las obras por parte del Ayuntamiento» genera una situación «que no puede soportar la tesorería municipal, que está limitada, según la normativa vigente, para concertar más operaciones de crédito para financiar el anticipo de la aportación del Gobierno valenciano por un periodo tan largo de tiempo».

El alcalde de l'Alcúdia, Robert Martínez, afirmó que es la primera vez que se ven obligados a renunciar a una subvención, «pero las enormes demoras de la Generalitat en el pago de las subvenciones (situación que están padeciendo todos los ayuntamientos valencianos) nos ha obligado a tomar esta difícil decisión».

Martínez recordó que, a día de hoy, «cerca de cinco años después, la Generalitat aún debe al Ayuntamiento una parte importante de la subvención que nos otorgó para la construcción de la escuela infantil, aunque la Generalitat recibió, de manera casi inmediata, los correspondientes fondos del Ministerio de Educación, que era quien financiaba la totalidad de la aportación económica correspondiente a la subvención».

Por último, el primer edil afirmó que las demoras en el pago de las subvenciones y de las transferencias por parte de la Generalitat a los ayuntamientos valencianos «nos están llevando a una situación insostenible. Ahora, los municipios se verán obligados a financiar con un crédito extraordinario para pagar a contratistas y proveedores que están pendientes de cobrar las cantidades correspondientes a muchas obras y gastos hechos, aunque no se han recibido las aportaciones que corresponden al Consell».