La tensión vuelve a la calle

Los encierros están convocados para hoy y afectarán a los tres campus universitarios de Valencia Asociaciones de alumnos prevén ahora ocupar rectorados e institutos

J. B.VALENCIA.

Las asociaciones de estudiantes universitarios y de la enseñanza media protagonizarán hoy una jornada consistente en ocupar varios edificios educativos para mostrar su rechazo por los recortes. Será una forma de recuperar la tensión de las protestas de la pasada semana, durante la cuales las calles del centro de Valencia estuvieron tomadas todos los días por manifestaciones y por concentraciones no comunicadas a la Delegación del Gobierno.

Los encierros serán una forma de calentar motores de cara a la huelga general de estudiantes prevista para mañana, que afectará al ámbito de la escolarización obligatoria y a la superior. El paro, que nace de las entidades universitarias y al que se han sumado ahora los alumnos de Secundaria, FP y Bachiller, estará acompañado de una manifestación que a las 12 horas partirá desde la Facultad de Geografía e Historia y que terminará en la plaza de Manises.

Las diferentes acciones se dieron a conocer ayer durante una rueda de prensa de la Federación Valenciana de Estudiantes (Faavem), uno de los colectivos más implicados en las protestas de la pasada semana. Su presidente, Albert Ordóñez, compareció acompañado de miembros de varias asociaciones universitarias, como el Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (Sepc), el Bloc d'Estudiants Agermanats (BEA), Campus Jove o A contracorrent. También participó un representante del Consejo de la Juventud (CVJ).

Respecto a las ocupaciones, la estudiante del Sepc citó algunos de los inmuebles afectados, como el rectorado de la Universitat de València, una sede de la Politécnica o el hall de la Facultad de Derecho. De esta manera, se ejecutarán en los tres campus públicos de la ciudad de Valencia (Blasco Ibáñez, Vera y Tarongers).

La previsión es que los edificios sean tomados por la tarde, a partir de las 18 horas, una vez terminen unas jornadas universitarias. Por su parte, desde Faavem también promoverán encierros en varios institutos cuyos nombres no se conocen. Además, tras la huelga no se descarta volver a encerrarse en el rectorado de la Universitat.

Las reivindicaciones que los estudiantes plantearán hoy serán las mismas que las de mañana. Así, criticarán los recortes en educación pública, solicitarán más consignación presupuestaria y pedirán la ampliación de la participación del alumnado en diferentes órganos de gobierno, como el Consejo Escolar de la Comunitat. También se exigirán responsabilidades por las cargas policiales y que los detenidos durante los altercados sean absueltos sin cargos. Además, abogarán por una educación «pública, laica y de calidad» y por la gratuidad del material escolar, el transporte o el comedor.

El presidente de Faavem, Albert Ordóñez, destacó que seguirán reclamando la dimisión de la delegada del Gobierno durante las movilizaciones en las calles, que continuarán, así como en mesas de negociación y en los institutos.

La jornada de huelga tendrá apoyo docente. Al menos 123 profesores de la Universitat de València han firmado un manifiesto en apoyo de la convocatoria al estar «plenamente justificada», tanto por la «amenaza» de los recortes «en la calidad del sistema público de enseñanza» como por los «graves episodios de violencia policial vividos en Valencia».

Por otro lado, la delegada Paula Sánchez de León se reunió ayer con el presidente de la asociación de consumidores Avacu, Fernando Móner, quien le planteó la revisión de los itinerarios de las manifestaciones que se organizan en el centro, tal y como reclaman los comerciantes. Además, destacó la necesidad de que todas las acciones se ajusten a las normas establecidas para garantizar la convivencia en las calles, en relación a las protestas de la pasada semana.