La vitalidad del arte

Obra de Emilio Valdés. :: LP/
Obra de Emilio Valdés. :: LP

«El mundo es la suma total de nuestras posibilidades vitales». Ortega y Gasset.

El mundo del arte sigue milagrosamente vital. Pese a todo. Tanto es así que al cronista le resulta difícil reseñar todas las convocatorias. Al menos lo intentaré.

En Alba Cabrera, Ascensión González clausura la semana próxima una elogiada exposición. Poderosos cuadros abstractos de gran tamaño de Manolo Gil Labrandero en Kessler-Battaglia. Interactividad y cibertecnología en la impactante obra de Moisés Mañas en Rosa Santos. Ayer inauguró Emilio Valdés en Luis Adelantado. También ayer, el fecundo Horacio Silva lo hizo (obra gráfica con la técnica glicée) en ONEstudio. En el Palau de la Música, exposiciones muy refinadas, con la obra de María Catalán ('Lo que las palabras no dicen'). Hasta el 23 de marzo, Elisa Vila García expone 'De cadires i identitats' en Espai d'Art Ademuz de El Corte Inglés.

Y en el IVAM, cuyo ritmo de iniciativas le otorga el merecido título de 'Museo donde es Imposible Aburrirse', se pueden ver actualmente, además de exposiciones a las que he dedicado o dedicaré atención más detallada, también 'Viure en l'Arquitectura. A-cero' (hasta el 10 de junio) y 'Contemporany Indigenous art in Australia' (hasta abril).

Fotos

Vídeos