Formación de calidad sin gastar dinero

Sindicatos, patronal, fundaciones, servicios públicos de empleo y hasta empresas ofrecen preparación gratuita

SERGIO MUÑOZ
La formación subvencionada está ganando terreno./
La formación subvencionada está ganando terreno.

La formación permanente está de moda en España. Ante el desempleo, muchos han decidido formarse a conciencia. Según el informe 'El aprendizaje permanente en España', que presentó en noviembre el anterior ministro de Educación, Ángel Gabilondo, nuestro país está por encima de la media europea en cuanto a formación permanente. Un dato: en 2010 -período al que se refiere el informe-, un 10,8% de la población adulta participaba en la educación (formal o no formal), frente al 9,1% de la Unión Europea.

Formarse es un plus y, además, muchos organismos ofrecen formación de calidad. Y gratuita. El Estado y el Fondo Social Europeo subvencionan una gran cantidad de cursos. La Fundación Tripartita es el organismo que se encarga principalmente de gestionar la formación para el empleo. El año pasado contó con un presupuesto de más de 3.000 millones de euros. Tanto si somos empresarios como trabajadores, en su página web podemos informarnos de los requisitos que hay que cumplir para acceder a su formación.

Las organizaciones sindicales y patronales son las que gestionan la mayor cantidad de formación para el empleo subvencionada. Podemos informarnos en la Fundación Formación y Empleo Miguel Escalera -FOREM-, promovida por CC OO, o en el Instituto de Formación y Estudios Sociales -IFES-, dependiente de UGT. En cuanto a las organizaciones de empresarios, CEOE-CEPYME también oferta cursos que están subvencionados.

Otros organismos a los que se puede acudir son las Cámaras de Comercio de las comunidades autónomas e, incluso, algunas empresas. Sin ir más lejos, la consultora Adecco proporcionará formación gratuita y prácticas en empresas a 600 jóvenes desempleados.

Fin del 'monopolio'

Hasta ahora, los sindicatos y la patronal eran quienes diseñaban y planificaban en exclusiva la formación para el empleo -según la ley 56/2003, que regía el anterior régimen de formación para el empleo-, pero el real decreto aprobado esta semana rompe con ese 'monopolio'. La reforma introduce otras entidades en esa gestión de la formación para el empleo.

En la introducción del nuevo real decreto reza que «se reconoce a los centros y entidades de formación, debidamente acreditados, la posibilidad de participar directamente en el sistema de formación profesional para el empleo con la finalidad de que la oferta formativa sea más variada, descentralizada y eficiente». Lo que queda por saber es a qué entidades se refiere el nuevo texto.

Fotos

Vídeos