Marenys busca un techo para la Mare de Déu de l'Assumpció

Óscar de la Dueña. El distrito de Marenys de Rafalcaid de Gandia tendrá nuevas dependencias vecinales este verano. Se trata de locales para las asociaciones de vecinos y de festeros y de una capilla para la Mare de Déu de l'Assumpció, que hasta ahora estaba custodiada en las casas de los vecinos al carecer de local. El alcalde del Grau, Toni Rodríguez, explicó que el gobierno de Gandia tiene muchos proyectos para mejorar la calidad de este distrito y entre ellos está la adecuación del entorno del centro social.

En este proyecto se contempla la construcción de dos naves que serán los locales para la Asociación de Festeros de Marenys y para la Asociación de Vecinos. Para ello, agregó el edil, se derribará un viejo frontón que hay junto al centro, «ya que está en desuso».

Una vez que se haya despejado la zona, se procederá a construir los dos locales: «Se habilitarán sobre una superficie de unos 200 metros». Cada nave tendrá unos 70 metros cuadrados aproximadamente y en ellas las asociaciones podrán dejar su material «ya que hasta ahora disponen de unos cuartos pequeños y donde filtra el agua cuando llueve», dijo Rodríguez.

Ampliación del centro

Estas instalaciones serán una prolongación del centro social y la construcción será a modo de «cubierta mediterránea». Entre los dos locales quedará un espacio donde se levantará una estancia superior. Será la capilla de la Mare de Déu.

Esta instalación ha sido una vieja reivindicación vecinal, al igual que los otros locales, ya que la virgen no tenía capilla y permanecía en las casas de los vecinos de Marenys. Este pequeño oratorio será más alto que las naves de las asociaciones y tendrá una superficie de unos 30 metros. Dentro se ubicarán las andas y la Mare de Déu.

En verano dijo Rodríguez, se abrirán las puertas y se podrán hacer las celebraciones que los vecinos consideren oportunas, incluso una misa. Pero, además, las obras también acondicionarán el entorno del centro social.

Todo el recinto esta vallado y su interior no está empisado. Ahora se asfaltará toda la superficie hasta el campo de fútbol. La actuación tiene un coste de 180.000 euros y se iniciará en breve, como explicó Rodríguez, con la intención de que concluya en el mes de julio y los vecinos disfruten del recinto para este verano.

Fotos

Vídeos