Dictadura lingüística

Una valenciana ha ganado el pleito que presentó contra la Generalitat de Catalunya por una multa de tráfico en la que todas las notificaciones recibidas estaban escritas en catalán. La Audiencia de Lérida ha dado la razón a la demandante, que a través de su abogado alegó que dicha lengua no es cooficial en la Comunitat Valenciana, por lo que carecía de sentido que la Administración la utilizara en sus comunicaciones con alguien que vive fuera del territorio. La sentencia recuerda que el Estatuto de la Comunitat establece que el castellano y el valenciano son las lenguas cooficiales y critica la forma de proceder de la Generalitat, ya que asegura que ha pretendido ejercer un «protectorado lingüístico-cultural». Un varapalo a la política de expansión del catalán del Govern.