Prisión sin fianza para el camionero acusado de atropellar un hombre en Albal

El homicida, que tiene antecedentes por trafico de drogas, huyó pero se entregó poco después a la Guardia Civil

JAVIER MARTÍNEZ JMARTINEZ@LASPROVINCIAS.ESVALENCIA.
El cadáver del vigilante tapado con una sábana en la puerta de la empresa. ::                             IRENE MARSILLA/
El cadáver del vigilante tapado con una sábana en la puerta de la empresa. :: IRENE MARSILLA

La titular del Juzgado número 4 de Catarroja ha decretado prisión provisional, comunicada y sin fianza para el conductor de un camión detenido ayer por atropellar a un hombre, al que provocó la muerte, en Albal. Según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia valenciano, el juzgado ha abierto una causa por asesinato en concurrencia con alevosía, desobediencia a los agentes y lesiones.

Un vigilante de la empresa de frutos y zumos Frusa, Antonio Hernández Arroyo, de 59 años de edad, murió ayer por la mañana al ser atropellado por un camión cuando intentaba reprender al conductor del vehículo por su comportamiento agresivo con otros trabajadores. El camionero huyó pese a que un testigo le advirtió que había arrollado a la víctima, pero minutos después se entregó a la Guardia Civil.

Los hechos ocurrieron sobre las ocho de la mañana en la puerta de la empresa en Albal. El camionero había protagonizado una acalorada discusión con dos empleados de Frusa porque se negaba a retirar su vehículo de la zona de descarga. Al parecer, el motivo que alegó era una supuesta avería. «Nos dijo que no le arrancaba el camión, pero esta mañana (por ayer) lo ha puesto en marcha a la primera», explica un trabajador.

Antonio Hernández, un hombre estricto en su trabajo y con cierto carácter, no quiso que las cosas se quedaran así y discutió con Alfredo Jesús R., un camionero granadino con antecedentes penales por tráfico de drogas. Según un testigo, el vehículo atropelló al vigilante y las ruedas traseras aplastaron a la víctima. «Un compañero golpeó la puerta de la cabina para que detuviera el camión, pero no hizo caso y huyó», afirmó Israel Hernández, hijo del hombre fallecido y trabajador también de la misma empresa de Albal.

Antes del arrollamiento, Alfredo Jesús R. llegó incluso a golpear a uno de los empleados que discutieron con él. «Nos han dicho que no quería mover el camión porque no habían pasado las nueve horas obligatorias de descanso», explica otro camionero que descargó fruta en la empresa. «Si mueves el camión sólo unos metros antes de tiempo queda registrado en el tacógrafo y la Guardia Civil nos puede multar», añade el transportista.

El gerente de Frusa eludió ayer pronunciarse sobre los motivos de la discusión que desencadenaron la muerte de Antonio Hernández, un trabajador que llevaba más de 30 años en la empresa. La víctima residía en Paiporta, tenía dos hijos y controlaba la báscula y la descarga de la fruta.

Un equipo de especialistas en investigación criminal de la Guardia Civil de Alfafar realizó una minuciosa inspección en el camión, así como en el lugar donde se produjo el atropello. El cadáver fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Valencia para practicarle la autopsia.

Los agentes del cuartel de Alfafar leyeron al detenido sus derechos y le informaron que está acusado de un delito de homicidio. Alfredo Jesús R. pasará en las próximas horas a disposición de la jueza de guardia de Catarroja.

Fotos

Vídeos