«Quiero saber qué le puso a mi hijo»

Conselleria evaluará cada caso y revisará la cartilla de inyecciones de cada niño mientras que la pediatra es suspendida de empleo

A. TALAVERA LARIBERA@LASPROVINCIAS.ESCARLET.

Los padres de las decenas de niños que fueron tratados por la pediatra que presuntamente inyectaba vacunas falsas en el ambulatorio de Carlet siguen sin estar tranquilos después de que fuera detenida y puesta a disposición con cargos y suspendida de empleo y sueldo.

«Queremos saber que le inyectaba a los niños, en qué condiciones estaba el material y en qué condiciones físicas estaba ella», apunta una de las madres afectadas. Y es que pese a que se baraja que podría ser suero lo que se inyectara, las dudas asaltan a los afectados.

Por este motivo, miembros de la Conselleria de Sanidad, coordinadores médicos del Centro de Salud de Carlet y la alcaldesa de la localidad, María Ángeles Crespo, han mantenido una reunión con las madres para informar sobre las actuaciones que está llevando a cabo Sanidad y el protocolo a seguir en estos momentos.

«El centro de salud va a llamar a todos los padres y hacer una evaluación de cada niño ya que existen características diferentes», señala la alcaldesa. Las vacunas que supuestamente vendía esta pediatra eran tanto contra el papiloma como para prevenir la varicela. Además, los afectados son niños de diferentes edades e incluso adultos.

Además, se revisará la cartilla de vacunación de cada uno de los niños ya que fue precisamente a través de este documento cómo se dieron cuenta que estas vacunas no aparecían en él. Los médicos valorarán si es necesario poner las vacunas que supuestamente ya les habían facilitado.

La pediatra, que llevaba más de cinco años ejerciendo en el ambulatorio de Carlet y anteriormente en el de Algemesí, proponía a las madres poner estas vacunas directamente por 60 u 80 euros.

«Me llamó para decir que tenía una vacuna nueva y que como a mi hijo lo iban a operar en unos días era conveniente», cuenta una madre que aunque le dijo que su especialista no le había comentado nada sobre este tratamiento, la doctora le replicó «pero te lo digo yo». Acto seguido le preguntó si tenía dinero y le cobró 80 euros, según recuerda esta afectada.

«Se sienten estafados porque se aprovechó de la confianza de algunas madres», comenta la alcaldesa de Carlet ya que nadie imaginaba que fuera capaz de comportarse de esa forma con sus pacientes ya que era muy atenta. Fue una de las afectadas la que se puso en contacto con el coordinador del centro de salud que remitió la queja al comisionado del Hospital de la Ribera.

Por el momento se han puesto 13 denuncias, aunque los afectados, más de 50, estudian unirse para ejercer la acusación particular de forma conjunta.