Miles de castellonenses toman la calle para protestar por la deuda del Consell

Los sindicatos irrumpen en la Casa dels Caragols para manifestar su rechazo a los recortes que dicen amenazan «los servicios básicos»

C. RUIZCASTELLÓN.
La manifestación se desarrolló en los alrededores de la sede de la Diputación Provincial. ::
                             GABRIEL UTIEL/
La manifestación se desarrolló en los alrededores de la sede de la Diputación Provincial. :: GABRIEL UTIEL

Abogados de oficio, médicos, enfermeros, funcionarios, educadores, padres, madres, alumnos y ciudadanos de a pie tomaron ayer las calles de Castellón para decir «¡Basta ya!» a los impagos y recortes de la Generalitat Valenciana. Las voces críticas se escucharon durante toda la jornada a lo largo y ancho de la provincia pero, sin duda, donde más fuerza concentraron fue en la capital de la Plana.

Allí, decenas de miles personas se unieron para manifestar su rotundo rechazo a la política económica y social del Ejecutivo autonómico, que amenaza la continuidad de servicios básicos como la justicia gratuita para los más necesitados o incluso la sanidad.

Ni siquiera el hecho de que la Conselleria de Educación, Formación y Empleo cumpliese ayer su promesa de abonar los gastos de comedor y transporte escolar correspondientes al ejercicio de 2011 a los centros de educación especial (que se sumaban así a los 35 millones de euros pagados este mismo martes para gastos de funcionamiento de colegios e institutos públicos y la concertados de la provincia) contribuyó a atenuar una protesta que los sindicatos calificaron de «histórica» en Castellón.

Precisamente los sindicatos fueron ayer los principales protagonistas de la jornada, y es que además de ser los convocantes de la multitudinaria manifestación de la tarde -que tomó como punto de partida la céntrica plaza de Las Aulas de la capital de la Plana-, por la mañana irrumpieron en la Casa dels Caragols, sede del Consell en la ciudad, al grito de «¡Los chorizos están sueltos»!». Quienes tampoco quisieron esperar a las 18.30 horas -momento en el que estaba previsto el inicio de la marcha contra los impagos autonómicos- fueron los representantes de los distintos partidos políticos, de los centros educativos y de los abogados del turno de oficio, quienes calentaron motores desde primera hora armados con eslóganes reivindicativos y pancartas y exigiendo mayores garantías.

Fotos

Vídeos