La terapia de Glory Alozie

La vallista reaparecerá tres años después de su retirada

F. MIÑANAVALENCIA.

La báscula ha empujado a Glory Alozie (Amator, Nigeria; 1977) a volverse a calzar las zapatillas de clavos. La fantástica vallista nacionalizada española en 2001 reaparecerá esta temporada -asegura que no correrá mañana en el Luis Puig pese a que está inscrita- en las pistas. La subcampeona olímpica y mundial, si llega a competir en pista cubierta, estará muy lejos de los 7.83 que aún figuran al frente de las tablas españolas de los 60 m vallas, incluso de los 8.20 que hizo en su última temporada en pista cubierta, en 2009, el año que dejó el atletismo.

Su última carrera fue el 4 de agosto de 2009 (13.47 en los 100 m vallas de la Copa de Clubes, en Mataró), dos días después de proclamarse, por última vez, campeona de España de la prueba en la que fue un referente internacional. Ese día se abrió un paréntesis que se cerrará en 2012, después de dos años en Nigeria y su regreso, en marzo, a Valencia, donde adoctrina a los chavales de la escuela del València Terra i Mar, su club desde 1998.

Alozie quiere reaparecer con 34 años, cumplidos el pasado 30 de diciembre. «No busco ningún objetivo; si compito será por gusto», se apresura a aclarar. Después explica que, como está en la escuela sólo por las tardes, se encontró con las mañanas libres. «Me había puesto un poco gorda y no me gustaba como estaba, así que decidí volver a entrenar, por la imagen que doy a mis alumnos y por mí».

Su carácter competitivo y su fidelidad al Terra i Mar harán el resto. «No persigo campeonatos ni marcas. Si me encuentro bien competiré, aunque no sé si será ahora o ya al aire libre. Pero sin presión. Si mi equipo me necesita para el relevo o la Liga, allí estaré: se lo debo». Su carrera terminó a los 31 años por culpa de las lesiones, del dolor. Aún así, fiel a su clase, el día que se retiró entró primera en la meta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos