Vecinos de Patraix fuerzan al Ayuntamiento a que declare prioritario un centro social

El equipo de gobierno iba a destinar 600.000 euros a obras en la vía pública, pero la presión ciudadana permitió posponer la decisión

C. FERNÁNDEZVALENCIA.

Un grupo de residentes del barrio de Patraix participaron ayer en la Comisión de Urbanismo y lograron que el Ayuntamiento reconsiderara su decisión.

El equipo de gobierno pretendía que los 600.000 euros ingresados por el agente urbanizador del Plan de Actuación Integral de Patraix se destinaran para obras de urbanización y no se construyera un centro social, tal y como se acordó hace ocho años.

La oposición se puso del lado de los vecinos y finalmente lograron que el equipo de gobierno dejara este tema encima de la mesa. «Nos quedamos sorprendidos cuando nos dijeron que se iba a modificar el acuerdo alcanzado en un principio. A nuestro juicio no existía ningún matiz ambiguo y por tanto queremos que se continúe contruyendo el local previsto», aseguró ayer el presidente de la asociación vecinal, Toni Pla.

De igual forma, los vecinos de este barrio presentaron una alegación al presupuesto municipal de 2012, para que se «incorporara la partida inicial de 600.000 euros al inicio del proyecto consensuado por los colectivos ciudadanos», afirmó.

La oposición fue contundente y coincidió en asegurar que se debía reservar la parcela de Patraix para el objetivo previsto. «Porque dicha parcela es la única que queda para dotación pública», afirmó la concejala de Compromis, Pilar Soriano.

El portavoz de Esquerra Unida, Amadeu Sánchis, mostró la misma oposición y argumentó que si el equipo de gobierno modificaba el acuerdo original, «no iba a beneficiar a las organizaciones vecinales y al conjunto de los ciudadanos del barrio, como se indica en el expediente», puntualizó.

Todos estos argumentos y la postura vecinal acabó dejando el expediente encima de la mesa. «Esperemos que cuando se vuelva a tratar este tema el Ayuntamiento tenga claro que es necesario el centro cívico», explicó Toni Pla.

Ceramo protegida

Otro de los temas que se trataron en la Comisión de Urbanismo fue la decisión municipal deAyuntamiento de «proteger» la antigua fábrica de La Ceramo para rehabilitarla y destinarla a uso público. Una petición que presentó con una moción el PSPV.

«El Consistorio protege un bien de un enorme valor patrimonial e histórico y la negociación va en el sentido correcto», afirmó el concejal socialista Vicente Sarriá.

No obstante, el edil urgió a que se «recupere el tiempo perdido y se salve a la Ceramo del abandono para que se comience a rehabilitar cuanto antes».

Otro de los cambios que también se alcanzaron fue la decisión de modificar el reglamento de la EMT para permitir que los discapacitados puedan acceder al transporte público con sus perros guía».