40 vecinos de Alfafar irrumpen en la Catedral en el concierto de Navidad

El Deán les cede un local a los manifestantes, que han iniciado una huelga de hambre por las carencias de su barrio

C. FERNÁNDEZVALENCIA.
El colectivo de Alfafar, en el local de la Catedral donde realizarán una huelga de hambre, anoche. ::                             MONZÓ/
El colectivo de Alfafar, en el local de la Catedral donde realizarán una huelga de hambre, anoche. :: MONZÓ

Decenas de personas asistían anoche al concierto de Navidad realizado por el coro de las Escuelas Profesionales de Luis Amigó cuando un grupo de manifestantes del colectivo Solidaritat Parke Alcosa de Alfafar interrumpió en la celebración.

Su objetivo era repetir una huelga de hambre que realizaron hace diez años para exigir mejoras en su barrio, deprimido y con graves deficiencias y carencias.

El grupo se sentó con pancartas en un extremo de la Catedral y le pidió al Deán permanecer en el interior de la Seo para organizar una huelga de hambre precisamente en la víspera de Nochebuena.

El canónigo de la Catedral, Jaime Sancho, trasmitió su demanda al Deán Emilio Aliaga y el grupo se ubicó en un local colindante donde realizarán una huelga de hambre indefinida. «Vamos a quedarnos hasta que se cumplan nuestras demandas. Una persona estará en huelga de hambre y otra irá rotando, el resto les acompañaramos durante estos días», comentó anoche Antonio Valero, portavoz del colectivo.

La entidad ha contado con el apoyo de la Catedral y espera que sus reivindicaciones sean escuchadas por la Administración.

«Llevamos más de 40 días de protestas y vamos a continuar por el bien de nuestros vecinos», afirmó Valero a LAS PROVINCIAS. El colectivo de residentes asegura que de los 10.000 habitantes que hay en este barrio de Alfafar, el 70% viven por debajo del umbral de pobreza. «Tenemos un gran proyecto social para salir de esta situación de precariedad, pero no contamos con el apoyo económico y social de la Generalitat ni del Ayuntamiento de Alfafar», aseguró.

Los vecinos, por este motivo, exigen una reunión urgente con el Ayuntamiento de la localidad y un plan de medidas inmediatas.

«El proyecto comunitario está en una situación absolutamente dramática, además las instituciones, Generalitat Valenciana y Ayuntamiento de Alfafar, están retrasando el pago de más de 300.000 euros, esto significa que 30 trabajadores comunitarios llevan cinco meses sin cobrar», afirmó el portavoz del colectivo.

De momento, los integrantes de la asociación Solidaritat Parke saben dónde pasarán Nochebuena. «Vamos a estar hasta que sea necesario y esperemos que nos atiendan cuanto antes», comentaba el portavoz mientras se ubicaban en el local colindante a la Catedral donde pasaron la noche pasada.