El cuadro del Gordo de la Lotería, en la exposición 'Tiempo de Navidad'

BURGUERAVALENCIA.
Rafael Ripoll posa con un décimo de Navidad y con el cuadro original, ayer en el San Pío. ::                             I.MARSILLA/
Rafael Ripoll posa con un décimo de Navidad y con el cuadro original, ayer en el San Pío. :: I.MARSILLA

El cuadro que ilustra el futuro premio Gordo de la Lotería de Navidad se expone en Valencia. Quizá sea un buen augurio, o quizá sea una anécdota solo apreciada por los supersticiosos, pero en cualquier caso lo cierto es que una reproducción de una de las 50 obras de arte que el San Pío V exhibe en la exposición 'Tiempo de Navidad' circula por toda España en forma de billete de lotería.

Ya querría cualquier museo del mundo contar con una publicidad tan ilusionante para una muestra, la inaugurada ayer en el Museo de Bellas Artes de Valencia, con la que la Conselleria de Cultura ofrece un nuevo ejemplo de su política en esta legislatura: aprovechar los fondos propios dando a conocer el patrimonio artístico y cultura de los valencianos adaptándose a las circunstancias.

Las circunstancias son dos: la crisis y la Navidad. En tiempo de estrecheces, hay que tirar de imaginación y de los recursos propios. En este caso, de unos fondos artísticos inmensos y guardados en almacenes. Además, la Navidad otorga tiempo libre y disponible para acercarse a un museo, el San Pío V, que cuenta con un potentísimo catálogo de piezas relacionadas con el Misterio de la Natividad. 'Tiempo de Navidad' ofrece una selección de obras, gran parte de ellas inéditas o expuestas en muy raras ocasión, de 23 autores, exhibidas hasta el 29 de enero y entre las que destacan gran número de obras sobre papel, dibujos de Camarón sobre la vida de San José, de Vergara, de Frías y Escalante; grabados de Franch y Mira; tablas recientemente restauradas y, por supuesto, 'Natividad de Jesús', el óleo sobre tabla que el Maestro de Artés pintó a principios del siglo XVI y que se reproduce en los billetes de la Lotería de Navidad de este año, lo que supone decenas de estampitas publicitarias del cuadro y, desde ahora, de la exposición del San Pío V.