Emarsa pagó 40.000 euros en entradas de la F-1 que luego facturó como viajes

El juez detecta facturas de desplazamientos que no se hicieron, reservas canceladas que se cobraron y costes por habitaciones por encima de la tarifa

M. J. CARCHANOVALENCIA.
Emarsa pagó 40.000 euros en entradas de la F-1 que luego facturó como viajes

A las nueve de la noche del pasado lunes, el twitter del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana daba la noticia: dos nuevos imputados en el caso Emarsa, y ya van 18. En un auto que vuelve a demostrar la minuciosidad con la que trabaja el instructor de la causa se argumenta por qué decide imputar a Vicente Tomás Benlloch, administrador de la agencia de viajes Benimàmet, y a Eva Marsal, expareja de Enrique Arnal y administradora del Grupo Mas. Y en el caso de Benlloch, el magistrado se remonta a 2004, cuando Viajes Benimàmet comienza a trabajar con la depuradora, con la que ha llegado a facturar 329.270,03 euros en siete años.

Pero además de las sospechas de que la contratación no se hizo siguiendo el procedimiento correcto, que en los centenares de facturas no se especifica dónde ni quién viajó y que el administrador de la agencia no haya respondido correctamente a los requerimientos del juez, fue la comparecencia de Eva Marsal ante el instructor la que ha dado las claves para imputar a los dos por un presunto delito de falsedad documental.

Y es que Viajes Benimàmet pagó 39.280 euros en entradas de Fórmula 1 y 19.456 euros en asientos para el Open de Tenis de 2009 a Grupo Mas, y que posteriormente se facturaron a Emarsa en concepto de viajes. El juez requirió a Eva Marsal para que aportara las facturas de esa compra de entradas, que en realidad suman 'sólo' un total de 7.160 euros. Es decir, se confeccionaron, supuestamente, recibos inflados. La ahora imputada justificó que era su expareja, Enrique Arnal, director financiero de Emarsa, quien se encargó de preparar estas facturas a Viajes Benimàmet, y que el resto se correspondía con gastos de la Expo de Zaragoza.

El magistrado, por tanto, acusa a los administradores de Grupo Mas y Viajes Benimàmet de «confeccionar facturas que no se corresponden con ningún servicio prestado». Ni las facturas se refieren «a desplazamiento ni alojamiento alguno ni se le suministraron las entradas a eventos». En todo caso, dice el juez en su auto, se habrían entregado entradas a Emarsa por valor de 7.160 euros, mientras que no se sabe qué ha ocurrido con los restantes 53.659 euros abonados por la depuradora a Viajes Benimàmet y éste, a su vez, a Grupo Mas. Añade el magistrado que investigará quiénes eran los destinatarios y por qué se compraron entradas de eventos.

Así, el instructor del caso tendría la explicación a un paquete de facturas de viajes que facilitó Vicente Tomás Benlloch, entre julio y noviembre de 2009, y que se corresponderían, al menos en parte, con el pago a Grupo Mas por las supuestas entradas a eventos.

Inflar los precios de las facturas de Viajes Benimàmet fue, al parecer, una de las prácticas habituales. La respuesta de los gerentes de los hoteles consultados por el juez para que facilitaran la identidad de quienes se alojaron ha deparado otras sorpresas. Según el auto, las facturaciones emitidas por Vicente Benlloch «reflejan un precio muy superior al precio real del servicio y no corresponden, ni mucho menos, al 5%» de beneficio que según el contrato iba a tener la empresa. «El incremento de los precios es muy elevado en algunas de las facturas», llega a decir el instructor en su auto de imputación.

Incluso en varios casos los gerentes han contestado que las personas «cuya información se solicita no se han hospedado» en ese establecimiento en las fechas que aparecen en las facturas, «aunque hay servicios facturados y pagados» a la agencia de viajes Benimàmet, sin especificar cuáles. Es más, se ha llegado a facturar por reservas anuladas con antelación, como por ejemplo el Hotel Los Linajes de Segovia, donde Enrique Arnal iba a hospedarse entre el 23 y el 26 de mayo de 2006. Nunca lo hizo.

El requerimiento judicial a los gerentes de 56 hoteles ha deparado otra sorpresa: para pagar los gastos extra que se generaron en el hotel Intur Bonaire de Benicàssim entre el 10 y el 12 de octubre de 2009 se utilizó una tarjeta de crédito de la que es titular la agencia de viajes Benimàmet. Durante el alojamiento de Esteban Cuesta en este hotel, la agencia de viajes pasó dos facturas a Emarsa por 144,50 y 428 euros. Según Intur Bonaire, la primera factura, que corresponde con el alojamiento, asciende a 140,08 euros, y la segunda, que se refiere a extras, ascendía en realidad a 84,5 euros.

Así que una de las claves en la investigación es conocer dónde fueron a parar esos sobrecostes que cobró la agencia de viajes que, como el resto de empresas investigadas, supuestamente facturó por servicios no prestados. Destaca el juez que Vicente Benlloch y Esteban Cuesta se conocían antes de que Emarsa contratara a la agencia de viajes para organizar, en teoría, los desplazamientos de trabajo de la depuradora. Según el auto, en junio de 2004 aparece un cargo de Viajes Benimàmet en la tarjeta de crédito del gerente de la depuradora, lo que demostraría que se conocían de antes.

Estos argumentos explicarían la imputación de Vicente Benlloch en la causa, a la que se suma Eva Marsal, la expareja del director financiero, no solo por las facturas de las entradas de la Fórmula 1 o del Open de Tenis, sino también por los trabajos realizados por su empresa Grupo Mas a Emarsa. Según el contrato firmado entre Cuesta y Marsal el 1 de enero de 2008, la firma de azafatas se comprometía a diseñar la estrategia de comunicación e imagen de la empresa pública por un importe de 29.400 euros. Sin embargo, el instructor destaca que facturó a Emarsa 117.926,76 euros en dos años, cuadruplicando el precio estipulado en el contrato. Y la respuesta de Marsal ante el juez fue echar las culpas a su expareja, a quien acusó de encargarse «durante todo el tiempo que hemos convivido juntos, tanto de su emisión como de la gestión (de las facturas) en relación con Emarsa».

El juez ha pedido tras su imputación que se investigue el patrimonio y las cuentas bancarias tanto de Vicente Benlloch como de Eva Marsal, así como de sus empresas. Además, el magistrado está muy interesado en que se aporten las cuentas anuales de Viajes Benimàmet entre 2005 y 2010 y de Grupo Mas entre 2008 y 2009. Además, deberán aportar «el libro diario» entre julio y noviembre de 2009, ya que en este periodo se facturaron las entradas de la Fórmula 1 y del Open de Tenis.

Con Eva Marsal y Vicente Benlloch ya son 18 los imputados en el caso Emarsa. De momento, hay un grupo de empresarios imputados y cuatro directivos acusados, Enrique Crespo, Enrique Arnal, Adolfo Polo y Esteban Cuesta, quien por cierto ha pedido la baja médica al Hospital Clínico, donde trabaja como enfermero.

Fabra: «Lo que está saliendo sobre Emarsa nos avergüenza»