El recuerdo de Cervezas El Turia y Macosa

Las instalaciones de estas dos empresas, entre otras, son una reserva de suelo de gran interés para el futuro de la ciudad

Por esa puerta, ahora semiderruida, salieron más de un millar de locomotoras. En su día esa larga historia industrial representó millones de jornales ::
                             LP/
Por esa puerta, ahora semiderruida, salieron más de un millar de locomotoras. En su día esa larga historia industrial representó millones de jornales :: LP

No es preciso ocultar que en la actualidad hay zonas del distrito de Jesús que pueden figurar entre las más degradadas de la ciudad de Valencia. Desde el Camino de Tránsitos, hasta el nuevo cauce del Turia, la calle de san Vicente Mártir presenta en la actualidad un estado de abandono lamentable, que solo se puede disculpar porque se está esperando la reconversión de grandes solares situados a uno y otro lado de la avenida.

Está muy lejos aquel tiempo en que Macosa, la antigua casa Devis, podía tener dos mil trabajadores en activo. Está muy lejos cuando las chimeneas de cervezas El Turia humeaban y el tráfico de camiones era incesante por el Camino Real de Madrid. El cuartel de Artillería, el de Ingenieros, todas las enormes instalaciones militares que dieron vida a nuestros barrios son ahora lugares muertos que esperan una doble solución: de un lado los acuerdos entre el Ayuntamiento y el Ministerio de defensa; de otro, la salida del proyecto de Parque Central. En los casos, como es razonable suponer, todo está pendiente de la salida de la crisis económica y financiera actual, así como de la activación del crédito y del mercado inmobiliario.

La fábrica de cervezas El Turia comenzó su andadura en el año 1947 en unos terrenos de la calle San Vicente, colindantes con las vías férreas que conducen a la estación del Norte de Valencia. Forman parte, pues, de lo que podemos llamar antiguo polígono industrial ferroviario que ahora es un continuo de naves abandonadas en proceso de deterioro.

Tras la guerra civil la familia de industriales catalanes Damm, propietaria de la conocida marca de cerveza, invirtió en Valencia para levantar junto a la Cruz Cubierta, una fábrica de cerveza, que comenzó a funcionar bajo el nombre de Cervezas El Turia. Aunque la marca dedicada a nuestro río decayó, la actividad cervecera siguió en el mismo lugar hasta 1986, fecha en que Damm compró a los socios valencianos su participación y decidió desmantelar la factoría. En Valencia son muy recordadas tanto el formato de la botella, con las Torres de Serranos como logotipo, como la marca La Huertana, que también se comercializó con mucho éxito. La marca Trinkal salió también de esa misma factoría cervecera.

Macosa y sus naves

La compañía MACOSA nació en 1947 como resultado de la evolución y fusión de otras empresas industriales valencianas anteriores: Construcciones Devis y Sociedad Material para Ferrocarriles y Construcciones S.A. de Barcelona. Especializada en material rodante para transporte por carretera, entró con éxito en el mundo del ferrocarril, donde Devis había sido líder en su día. En Valencia, Macosa tuvo una extensión de 50.000 metros cuadrados: hasta 1952 la compañía había producido en Valencia 48 locomotoras clase 2400 para España y dos para Portugal.

En la década de los 50 la planta de la calle de San Vicente, con cientos de trabajadores, se ocupaba de la fabricación de calderas de vapor, así como a la construcción y reparación de locomotoras eléctricas y de vapor y demás material de tracción. Esta planta también fabricó otro material pesado como grúas o piezas metálicas para presas. La última locomotora a vapor fabricada en Valencia para Renfe fue una Mikado con matrícula 141-2328, construida en 1958.

En los 60 se fabricaron en esta factoría locomotoras bajo licencia de General Motors, en un principio con un diseño casi enteramente de GM, pasando la compañía más tarde a fabricar locomotoras de su propio diseño. Durante su larga historia más de mil locomotoras salieron de las puertas, ahora semiderruidas, de esa factoría que va a conservar al menos unas pocas naves para el futuro.

Fotos

Vídeos