La Policía Local empieza el lunes una campaña de multas a ciclistas

Las sanciones llegarán hasta los 500 euros e incluyen prácticas como circular a más de 30 por hora o sin alguna pieza reflectante por la noche

PACO MORENOVALENCIA.
Un ciclista circula por la calle Serranos, en el barrio del Carmen. ::                             TXEMA RODRÍGUEZ/
Un ciclista circula por la calle Serranos, en el barrio del Carmen. :: TXEMA RODRÍGUEZ

Se han acabado las recomendaciones, los consejos y la mano izquierda. La Policía Local iniciará el lunes la primera campaña de multas a ciclistas en Valencia. Durante dos semanas, los agentes dedicarán una atención especial a observar y sancionar en caso de que sea necesario conductas que infrinjan la ordenanza de Tráfico.

Se trata, según informó ayer el Ayuntamiento, de una campaña «preventiva de seguridad sobre la circulación de bicicletas y su estacionamiento». La normativa se aprobó en mayo de 2010 y desde entonces se han producido multas aisladas, aunque no una campaña intensiva de sanciones.

Responde al aumento de las protestas vecinales en todos los barrios sobre la circulación de bicis en las aceras. El éxito de Valenbisi ha sido tremendo, con 103.000 abonados en el último recuento. Más de 15.000 personas se mueven en estos vehículos a diario en la ciudad.

Los agentes también sancionarán a aquellos ciclistas que circulen por la noche sin una prenda reflectante. La ordenanza obliga también a llevar en la bici timbre y una luz para que sean visibles al resto de vehículos.

Las multas oscilarán entre los 90 y los 500 euros. La Policía sancionará la circulación negligente o temeraria, por ejemplo. Los ciclistas no pueden circular a más de 30 kilómetros por hora en la calzada, mientras que en el carril bici no deben superar los 15 por hora.

La ordenanza prohíbe también circular con dispositivos no homologados o remolque de dimensiones superiores a las autorizadas, así como ir por pasos a distinto nivel, subterráneos o elevados.

Otro de los aspectos que vigilarán los agentes es que los ciclistas no vayan con cascos, auriculares o hablando con el móvil.

La circulación en sentido contrario también está sancionada, al igual que por las aceras y los jardines. En los pasos de peatones, se debe respetar la preferencia de los viandantes. Para los que llevan menores de siete años en la bici, el asiento adicional debe estar homologado, mientras que también está obligado el casco para los niños.

Atar la bicicleta a las farolas está prohibido, mientras que en el resto del mobiliario urbano sólo está permitido si se hace con un «dispositivo metálico con una protección plástica». La relaciones de infracciones es larga e incluye adelantar a otra bicicleta sin cambiar de carril, así como circular detrás de otra sin dejar un mínimo de tres metros de distancia o parar en pleno carril bici.