Costas paraliza por tercera vez obras ilegales en la Albufereta

Exige a Urbanismo que detenga los trabajos hasta que solicite la licencia preceptiva, como hizo también en el Barranco de las Ovejas

E. M. L.ALICANTE.
Playa de la Albufereta, en la que se ejecutan las obras. ::
                             C. R./
Playa de la Albufereta, en la que se ejecutan las obras. :: C. R.

La Dirección General de Costas del Ministerio de Medio Ambiente ha vuelto a llamar la atención al Ayuntamiento por no solicitar una licencia de obras preceptiva. En esta ocasión, Costas ha enviado un escrito a la Gerencia Municipal de Urbanismo en el que le exige la paralización inmediata de unas obras urbanización que se ejecutan junto a la playa de la Albufereta, en la zona conocida como UA19, en la que se prevé construir cerca de 50 viviendas.

Lo hace después de haber solicitado en varias ocasiones, desde hace un año, que se solicite la preceptiva autorización administrativa para distintos trabajos en la zona, que afectan a una zona de dominio público y de servidumbre. Costas vuelve a instar ahora al Consistorio a que pida la preceptiva licencia para ejecutar un muro en la calle Almadraba y advierte de que, en caso contrario, «se procederá a incoar el correspondiente expediente sancionador».

Después de este último apercibimiento, la Gerencia de Urbanismo ha reaccionado y ayer mismo envió al Servicio Provincial de Costas parte de la documentación necesaria para iniciar el proceso de concesión de la licencia. Se trata del proyecto de urbanización, al que habrán de sumar, en breve, el de reparcelación.

Es precisamente el retraso por parte de la empresa urbanizadora del sector afectado, Pavasal, en entregar al Ayuntamiento el proyecto de reparcelación, fruto de diferentes modificaciones ejecutadas en el mismo, lo que, explican desde Urbanismo, ha motivado el atraso en la solicitud del permiso de Costas. El objetivo, dicen, era enviar toda la documentación junta pero, dado el ultimátum de Costas, ayer mismo decidieron enviar al menos la parte de la misma que ya obra en su poder.

Las obras en esta zona han motivado ya cuatro informes distintos por parte de los técnicos del Servicio Provincial de Costas.

El departamento ministerial explica en su informe que con fecha 21 de octubre uno de sus vigilantes ya informó de que en la playa de la Albufereta se había observado la instalación de una arqueta y conducciones de agua y apertura de zanjas en zona de servidumbre. El 11 de enero de 2011, «procedió a requerir sobre dicho extremo al área de Atención Urbana del Ayuntamiento para que solicitase la preceptiva autorización».

Además, el 2 de diciembre de 2010 también informó de que la empresa Pavasal estaba ejecutando «obras de retranqueo de un muro de contención colindante con el camino, para la instalación de tuberías y alcantarillado, sobre las que se había construido una acera, un bordillo y un nuevo murete, invadiendo el dominio público marítimo terrestre». Por lo que se pidió a Atención Urbana que se solicitase la preceptiva autorización.

En mayo y junio de 2011, se advirtió que Pavasal» estaba ejecutando un nuevo muro de cerramiento en la calle Almadraba, paralelo al acceso del Puerto Deportivo, consiguiendo un ancho de calle mayor que el actual». Se trata de una zona incluida en la unidad de actuación 19 del PGOU de Alicante, e invade también la zona de servidumbre, por lo que «el 5 de agosto se procedió a reiterar el requerimiento para que se procediera a solicitar la preceptiva autorización administrativa».

Es ante la falta de respuesta a estos requerimientos que Costas ha elaborado el informe en el que exige la paralización de las obras.

Esto le ha ocurrido ya al Ayuntamiento en varias ocasiones.

La última hace apenas un mes, cuando Costas le apercibió por estar ejecutando obras en el Barranco de las Ovejas sin haber pedido la licencia necesaria, pese a que también se invadía la zona de servidumbre. En ese caso, las obras se ejecutan desde hace meses, financiadas por la Conselleria de Infraestructuras, y tampoco se había informado de ello a la Dirección General de Costas, que emitió un informe de amonestación.