Gandia compra un centro comercial 24 horas después de cerrar el Espai Innova

El Consistorio pagará 7 millones por el establecimiento y alquilará sus locales para ubicar cines, boleras y restaurantes

BEA RODRIGOGANDIA.
Hotel Gandia Palace, donde está ubicado el centro comercial que comprará el Ayuntamiento de Gandia. ::                             LP/
Hotel Gandia Palace, donde está ubicado el centro comercial que comprará el Ayuntamiento de Gandia. :: LP

No hacía ni 24 horas que el alcalde de Gandia, Arturo Torró, había anunciado que ponía punto y final al Espai Innova, un centro de investigación y vivero de empresas, por «falta de dinero», cuando la noticia de la compra por parte del Ayuntamiento de la zona comercial de un complejo hotelero en la playa para ubicar cines, una bolera y otros locales corrió como la pólvora por las redes sociales.

La operación costará casi siete millones de euros y encendió ayer los ánimos de los grupos de la oposición, mientras desde el gobierno local defendieron a capa y espada la adquisición de este pequeño centro comercial de varias plantas situado en cuarta línea de la playa y que desde que se construyó nunca ha conseguido atraer a un gran número de clientela.

Desde el gobierno local afirmaron que se han decidido a adquirir este espacio por el bien de la ciudad, para dotar a la playa de servicios «porque carece de ellos». «No hay cines, no hay nada para un turista», afirmaron. Por ello, indicaron, el Consistorio comprará la parte trasera del Gandia Palace, exactamente por 6, 8 millones.

Alquiler de locales

El objetivo del gobierno de Gandia es el siguiente: el Ayuntamiento pedirá un crédito de alrededor de siete millones de euros y alquilará los locales a un operador que será quien se encargue de la gestión de estos negocios.

El centro comercial nunca llegó a cuajar. De hecho muchos marcas han pasado por sus locales sin durar mucho tiempo allí. Además de los restaurantes, ha habido peluquerías, tiendas de complementos, salas de exposiciones, joyerías, etc.

Los cines duraron solo unos años, pero ante la escasez de público se vieron abocados al cierre. Ante ello, el anterior gobierno socialista de Gandia ya llegó a un acuerdo con una empresa para que los abriera durante el periodo estival, pero esto tampoco sirvió de revulsivo para animar el centro comercial del complejo hotelero y la iniciativa pasó sin pena ni gloria.

Deuda con el gobierno

Según las mismas fuentes, la del Gandia Palace «es la mejor operación de todos los tiempos», ya que con ello se salda la deuda de más de un millón de euros que el hotel del complejo tiene con el Ayuntamiento por impago del IBI y con el alquiler, el ejecutivo pagaría el crédito de 6, 8 millones de euros. El objetivo de esta operación, según aseguran desde el ejecutivo popular, es dinamizar el ocio en la playa de Gandia con la reapertura de las salas de cines, los restaurantes y las salas recreativas, además de cerrar la deuda del hotel.

Precisamente ayer el portavoz de gobierno, Víctor Soler, insistió en que Iniciatives Públiques de Gandia no tenía dinero para el Innova cuando el Partido Popular llegó al gobierno, contradiciendo la versión del portavoz del grupo socialista, José Manuel Orengo, quien aseguraba que había más de cuatro millones cuando dejó el Consistorio tras los comicios de mayo de 2011.

Soler mostró el documento en el que se indicaba que a fecha 30 de mayo el saldo de la empresa pública era de 180.000 euros y de 182.00 euros un mes después y que por tanto, Orengo, mintió.

Además, señaló que 28 días antes, el 26 de abril, el anterior gobierno liquidó nueve millones de euros. «No sabemos en qué se lo fundieron y con ese dinero se podría haber hecho dos edificios Innova», aseguró el edil popular. «Además, se pagó 300.000 euros al arquitecto y 2.000 euros al mes al coordinador del proyecto», añadió Soler. Por su parte, desde el PSPV aseguraron que esos nueve millones se destinaron a pagar a los proveedores y que en las cuentas de Iniciatives había 1.600.000 euros que no se habían gastado.

Compra ilógica

Los grupos de la oposición también se manifestaron ante lo que consideraron una gran incongruencia del gobierno de Gandia. Desde el PSPV indicaron que tras el cierre del Innova, no es lógico que el gobierno local haga pública la compra de una galería comercial tan solo un día después. «Ayer no había dinero para la investigación y la cultura y hoy hay siete millones para adquirir un centro comercial que no va a tener la misma rentabilidad que el Innova», explicaron los socialistas.

Desde el Bloc de Gandia se mostraron más prudentes. El portavoz nacionalista, Josep Miquel Moya, dijo que su grupo esperará a tener toda la información de este proceso para pronunciarse porque quieren saber de cuánto es la deuda y a qué se va a destinar, pero que en cualquier caso les parece «curioso» la compra del hotel cuando se ha cerrado «un proyecto tan interesante como el Innova».