Gandia inicia una terapia asistida para mayores con perros abandonados

La iniciativa, pionera en España, se pondrá en marcha en el distrito de Corea y cuenta con la supervisión de la protectora de animales

BEA RODRIGOGANDIA.

El Ayuntamiento de Gandia ha puesto en marcha una iniciativa pionera en toda España. Se trata del programa 'De 2 en 2', a través del cual, personas mayores de 65 años que viven solas en Gandia y con riesgo de exclusión social tienen la posibilidad de adoptar un perro de los que la sociedad protectora Sociedad Protectora de Animales de la Safor (SPAMA-La Safor).

Con ello se consigue que se reduzca el número de animales abandonados a la vez que su nuevo dueño obtiene compañía y una responsabilidad por la que sentirse útil, asó como un entretenimiento diario. La propuesta se presentará hoy en el Centro Municipal de Convivencia de Corea, ya que es en este distrito donde se realizará la experiencia piloto.

El programa Terapia Asistida por Perros (TAP) llega a Gandia con este proyecto cuya novedad reside en el tratamiento individual que se realiza a las personas mayores. Las experiencias existentes en España, en cuanto a la atención a las persona mayores, consiste en el trabajo que se realiza en instituciones, con carácter colectivo, bien en régimen interno, como externo en régimen de visitas concertadas.

El departamento de Bienestar Social y el de Servicios Básicos son los encargados de coordinar la iniciativa y sus responsables calculan que en este distrito hay alrededor de 900 personas que cumplen los requisitos para acogerse a este programa.

Según explicó la concejala delegada de Servicios Básicos al ciudadano, Clara Carbonell la importancia reside en que por cada persona habrá un perro. Carbonell explicó que con esta iniciativa se pretende ayudar a las personas mayores que viven solas y que, por otra parte, también se benefician los perros, que al mismo tiempo que realizan una terapia individual quedan acogidos en una familia».

Por su parte, la concejala de Bienestar Social, Pilar Gavilá, añadió que este proyecto nace de la necesidad que plantean las personas mayores que viven solas, para evitar que se aíslen socialmente. «Al mismo tiempo se les obliga a realizar unas tareas mínimas diarias para garantizar el cuidado de los perros, como salir a la calle o estar pendiente de su alimentación, por lo que estimulará también la rutina».

El proyecto está supervisado por médicos, psicólogos, psicoterapeutas, veterinarios, expertos en terapia asistida por perros y profesionales de centros de salud y de la sociedad protectora de la comarca. La Comunitat Valenciana es una de las pioneras en legislar sobre la utilización de perros para las personas con discapacidades y con este proyecto Gandia da un paso más.