Fin a la sangría de las empresas públicas: 1.150 millones menos para financiarse

El presupuesto del Servef cae un 58% y el Consell lo justifica con que esos fondos figuran ahora en las cuentas de Educación

J. C. FERRIOLVALENCIA.
Fin a la sangría de las empresas públicas: 1.150 millones menos para financiarse

Las empresas públicas de la Generalitat son responsables de buena parte del agujero financiero de la administración valenciana. Las cuentas de los entes autonómos y resto de entidades públicas han llegado a superar un nivel de deuda (sumando corto y largo plazo) superior a los 9.000 millones de euros, sus plantillas están sobredimensionadas y la viabilidad de algunas está puesta en duda por los organismos supervisores.

El Gobierno de Alberto Fabra está decidido a poner fin a esta situación. La coyuntura financiera exige recortes y sacrificios, y las cuentas de 2012 constatan que los organismos públicos son los que ven más recortados sus presupuestos.

En concreto, empresas y organismos autónomos dependientes de la administración autonómica ven recortadas sus cuentas un 32% para el próximo ejercicio, es decir, 1.149 millones menos, -pasan de los 3.568 millones de 2011 a los 2.419 millones del próximo año-. De hecho, el recorte en el presupuesto correspondiente a la administración general apenas si alcanza el 1%, de modo que la 'parte principal' del recorte del 6,4% del presupuesto consolidado -cuenta general más empresas públicas- recae sobre estas últimas.

El análisis global de la caída en el sector público refleja que el tijeretazo se sustenta en la financiación propia de las empresas públicas, que pasa de 2.239 millones a 1.474 (un 34% menos), y sobre todo en el cierre del grifo que supone el recurso al crédito. Si en 2011 las empresas públicas pidieron a los bancos 395 millones, este año sólo podrán solicitar 77, es decir, un 80% menos. Las transferencias de la Generalitat caen de 746 millones a 618, mientras que la aportación de capital crece de 186 millones a 249.

Las cifras del sector público al detalle permiten comprobar cómo le ha ido a los distintos entes y empresas que componen este apartado. Y algunos datos resultan particularmente llamativos. Uno de ellos, probablemente el que más, es el que hace referencia al Servef, el organismo de la administración valenciana dirigido a fomentar las políticas de empleo. Su presupuesto en 2011 fue de 494 millones de euros. Y por eso llama tanto la atención que con los datos de la EPA todavía calientes (por encima de los 600.000 desempleados) este organismo vea recortado su presupuesto un 58%, hasta quedarse en 208 millones (286 menos). Fuentes de la conselleria de Educación y Empleo explicaron ayer a este periódico que este recorte se debe a que una parte de las competencias del Servef (las relativas a Formación Profesional) se han repartido en distintos programas del departamento que dirige José Ciscar. Pese a que en las cuentas de la conselleria de Educación no figura ninguna partida que se incremente los casi 290 millones que ve recortadas sus cuentas el Servef, desde este departamento se explicó de forma general que esa cantidad o una muy cercana se ha repartido por distintas secciones presupuestarias.

Cacsa y Ciegsa

La Ciudad de las Ciencias también sufre los rigores del ajuste. Su presupuesto en 2011 superó los 408 millones de euros; para el próximo ejercicio se queda en 269 (un 34% menos), un ajuste que podría estar relacionado con el final de algunas de las obras proyectadas en este complejo.

Ciegsa sufre un recorte del 43% (de 225 millones a 128), entre otras razones porque su recurso al crédito en 2011 de 58 millones, se ve reducido a 0. Educación explicó sobre esta empresa pública que el recorte de su presupuesto obedece a que las obras de nuevos colegios serán realizadas a partir de ahora directamente por la conselleria. El presupuesto que queda en Ciegsa, se añadió, es para finalizar las que están pendientes.

La entidad de saneamiento de aguas residuales pasa de 430 millones a 228, y el Instituto Valenciano de Vivienda (Ivvsa) de 183 millones a 80. El Sepiva se deja el 57% de su presupuesto (pasa de 32 millones a 13), y Vaersa el 35% -de 128 millones a 82-.

En porcentaje, el que más pierde es un ente menor, el gestor de la red de transportes y puertos, que pasa de 118 millones a 45 (61% menos). El aeropuerto de Castellón pasa de 65 millones a 27 (57% menos) -ese recorte también podría estar relacionado con el final de las obras- y el Proyecto Cultural de esa misma ciudad baja de 15 millones a 12. La Agencia Valenciana de Turismo pasa de 58 millones a 43 (25% menos), y el Impiva de 116 a 96 (17% menos).

De las 42 empresas y entes autonómos dependientes de la Generalitat, poco más de media docena ven incrementados sus presupuestos. Los casos más llamativos son la Ciudad de la Luz, que pasa de un presupuesto de 19 millones en 2011 al de 22 del próximo ejercicio (aumenta sus gastos financieros) y el Circuito Ricardo Tormo de Cheste pasa de 16 millones a 21.

Ferrocarrils de la Generalitat crece de 197 millones a 210 y la Sociedad Proyectos Temáticos casi se queda igual (de 163 a 164 millones). La Agencia de Prestaciones Sociales pasa de 8 millones a casi 12.