Ley sobre las sillas infantiles de coche

Ley sobre las sillas infantiles de coche

En la actualidad y sobre todo en las grandes ciudades el automóvil suele ser el medio de locomoción habitual aunque poco a poco el transporte público va aumentando y mejorando. Si usas tu coche y llevas niños debes de cumplir una serie de normas de seguridad. La Dirección General de Tráfico nos recuerda la necesidad del uso de sistemas de seguridad homologados ya que se ha demostrado mediante datos estadísticos el elevado número de niños y niñas menores de 12 años que se ven implicados en accidentes de tráfico y que el uso de sistemas de retención infantil adecuados reducen en un 40% las lesiones mortales y en un 70% las posibilidades de sufrir heridas graves. Sin embargo, a pesar de su probada eficacia, el uso de estos sistemas está poco extendido en nuestro país, y son muchos los niños que van en el coche sin protección. Es de vital importancia saber que, a medida que va creciendo un niño, necesitará un sistema de seguridad distinto dentro del coche en función de su peso y altura.

Los niños menores de 12 años tienen prohibido circular en el asiento delantero salvo que utilicen dispositivos homologados al efecto. Excepcionalmente, cuando su estatura sea igual o superior a 135 centímetros, podrán utilizar el cinturón de seguridad para adultos del que estén dotados los asientos delanteros. Se podrá utilizar indistintamente un dispositivo de retención homologado adaptado a su talla y a su peso o el cinturón de seguridad para adultos.

Si se sitúan en los asientos traseros y su talla es mayor de 135 cm podrán utilizar indistintamente un dispositivo de retención homologado adaptado a su talla y a su peso o el cinturón de seguridad para adultos. Si su estatura es inferior a 135 cm, deberán utilizar obligatoriamente un dispositivo de retención adaptado a su talla y peso. Básicamente, existen 4 sistemas: sillas en sentido contrario al de la marcha, sillas en sentido de la marcha, asientos elevadores y cinturones de seguridad:

Las sillas que miran hacia atrás se utilizan para niños que tienen un peso inferior a 13 kg, es decir hasta aproximadamente los 18 meses. Esta posición ofrece mayor protección para la cabeza, cuello, columna del bebé que las que se sitúan en el sentido de la marcha. Cuando el niño/a supere los 13 kg o por su tamaño, la cabeza sobresalga del respaldo, es el momento de poner la silla en el sentido de la marcha. Debemos de sujetarlo siempre por medio de arneses de 5 puntos de sujeción (hombros, caderas y entre piernas). Y además recuerde que nunca debe de usar una silla de bebé en el asiento delantero con un airbag activado.

Las Sillas que miran hacia delante se utilizan para niños cuyo peso oscila entre los 9 y 18 kg y se edad se encuentra entre los 9 meses y 4 años. Las sillas en el sentido de la marcha protegen al niño porque su arnés absorbe el movimiento hacia delante en el momento de la colisión y el cinturón del vehículo mantiene la silla en su sitio.

En estas sillas, al igual que en el grupo anterior, el niño se sujeta por medio de un arnés de 5 puntos. Las correas deben ir bien ajustadas al cuerpo. Recuerde que el niño viaja más seguro en los asientos traseros.

Los niños entre 3 y 12 años cuyo peso oscila entre los 15 y 36 kg pueden utilizar asientos y cojines elevadores. Se trata de niños que ya son grandes para sillas pero pequeños para utilizar solo el cinturón de adulto Estos asientos "elevan" al niño permitiéndole alcanzar la altura necesaria para utilizar el cinturón de adulto del automóvil correctamente. Los elevadores no disponen de correas, ya que el propio cinturón del coche sujeta al niño y al elevador.

La banda diagonal del cinturón ha de pasar por encima de la clavícula, sobre el hombro, sin tocar el cuello, y la banda ventral lo más bajo posible, por encima de las caderas, sobre los muslos, y nunca sobre el estómago. Por último tenemos el cinturón de seguridad del adulto que lo utilizamos para niños con altura superior a 135 cm o edad aproximada mayor de 12 años.

Al comprar una silla para el coche fíjate siempre en el sello de calidad oficial según las normas ECE R 44/03 o 44/04. Desde abril del 2008 ya no se pueden utilizar en Europa las sillas con el sello según las normas ECE 44/01 y 44/02 (pueden multarte con 30 euros).

Fotos

Vídeos