La neurocirugía se potencia

La neurocirugía se potencia

Carlos Pajuelo de Arcos. El cerebro empieza a ser un campo en el que se van despejando las incógnitas. No en vano los países desarrollados incrementan sus recursos para la investigación y la aplicación práctica de técnicas cada día más avanzadas. La esperanza está abierta.

Recientemente el Hospital General Universitario ha incorporado a su plantel de especialistas al Dr. Vanaclocha como Jefe del Servicio de Neurocirugía y esa es la razón que nos anima a preguntarle sobre su especialidad,objetivos etc. Le damos las gracias por sus respuestas y tiempo.

-¿Cuál es su especialidad y en qué trabaja ahora mismo?

-Soy neurocirujano y siempre he trabajado en neurooncología y en patología vascular cerebral. Además tengo una amplia experiencia en cirugía mínimamente invasiva de la columna vertebral.

Ahora, desde el pasado 15 de septiembre, soy el nuevo jefe del Servicio de Neurocirugía del Hospital General de Valencia. Un nuevo reto en el que me gustaría hacer una apuesta por la introducción de todas las técnicas de cirugía mínimamente invasiva de columna vertebral, así como la colaboración más estrecha posible con otras especialidades que nos permita lanzar la neurocirugía pediátrica, potenciar la cirugía de la epilepsia y del párkinson e iniciar la psicocirugía. Un servicio que ha sido referente en cirugía de la epilepsia y del parkinson merece una potenciación de esas áreas hasta convertirlas en referentes en el ámbito nacional.

-¿Qué criterios le llevan a intervenir a un paciente?

-La intervención quirúrgica es una parte más del tratamiento integral de cada paciente. Por supuesto, los síntomas del paciente son los que inician el tratamiento y la falta de respuesta a los tratamientos conservadores (medicación, fisioterapia, rehabilitación...) los que hacen necesaria una intervención quirúrgica.

Una vez decidida la intervención hay que buscar la más adecuada a cada caso y estar siempre al día con una potente formación continuada para aplicar en cada paciente una medicina moderna y acorde con los tiempos que vivimos. Ya no cabe seguir haciendo una medicina anticuada y obsoleta simplemente porque no nos hemos adaptado a esos cambios que se producen de forma continua e inexorable. El primer signo de vejez es el ser reacio a cambiar.

-¿Existe una 'prevalencia' en función de la enfermedad, el sexo, la edad, la procedencia y/o el estado previo de salud (basal)?

-Cada tipo de enfermedad tiene una incidencia distinta según la edad, profesión, sexo, y un conjunto de variables que en cada caso concreto nos permiten dirigir las sospechas diagnósticas y con ello alcanzar de forma más rápida y eficiente un tratamiento.

Es la sagacidad del médico el que va a dirigir el diagnóstico y el que va a evitar la solicitud de pruebas indiscriminadas que no van a hacer más que sobrecargar el sistema a nivel administrativo y económico. La vieja frase de pon tu cerebro en funcionamiento antes de poner tu lengua en movimiento la podríamos cambiar por «pon tu cerebro en funcionamiento antes de poner tu bolígrafo en movimiento».

-¿Ha habido algún avance técnico en el abordaje de las operaciones que permita precisar más, ser más rápidos, etc.? ¿Podría describir alguno que le llame especialmente la atención?

-La neurocirugía es la cirugía de la mínima invasión, de la mínima agresión. Un hito vital en la neurocirugía clásica fue la introducción del microscopio y un aporte reciente el de la endoscopia. También la introducción de las técnicas percutáneas en cirugía de columna vertebral ha permitido una menor agresividad, una estancia hospitalaria más corta y una re-incorporación laboral más precoz.

La ciencia en general y la tecnología en particular no hacen más que sorprendernos cada día con avances. Adaptarse a cada uno de ellos es vital.

-¿Existen soluciones quirúrgicas para aminorar los efectos del Parkinson, por ejemplo, u otras dolencias?

-La neurocirugía de hoy en día permite atender a muchas enfermedades neurológicas como la enfermedad de Parkinson o la epilepsia rebelde al tratamiento y, en ese sentido, el Hospital General Universitario de Valencia ha sido pionero y se ha mantenido a al vanguardia de estas técnicas, que requieren no solo de actuación neuroquirúrgica, sino del apoyo y coordinación de otras especialidades y en particular de la neurología.

En el futuro se van a seguir introduciendo cambios, sobre todo en la esfera de la neuroregeneración, que van a permitir ayudar a más enfermos, de más enfermedades y de forma más efectiva y eficiente. En ese sentido la colaboración estrecha con fundaciones de investigación nos proporciona el marco indispensable para seguir investigando en nuevas soluciones a problemas antiguos.

-¿En su función docente 'descubre' usted hoy mayor interés en los alumnos por su especialidad?

-Los estudiantes de hoy en día reciben menos carga de conocimientos teóricos y en cambio se les proporciona mayor bagaje de conocimientos prácticos. Esto aumenta su interés por conocer y asimilan mejor lo que aprenden.

Antes el profesor daba la clase ya totalmente digerida al estudiante, ahora buscamos crear en el estudiante el interés, la inquietud por saber más. Le planteamos un problema clínico y a partir de ahí es el estudiante el que ha de buscar los conocimientos necesarios para entenderlo y solucionarlo. Creo que hemos pasado de la cultura de la memorización y del aburrimiento a la del interés por saber, a la alegría de poder ayudar aplicando los conocimientos de que se dispone y a la inmensa libertad que nos proporciona Internet al permitir obtener una cantidad prácticamente ilimitada de información en el mismo momento en el que la necesitamos.

-¿Hay tratamientos recientes para paliar los trastornos psiquiátricos?

-Sí, existen tratamientos para paliar los trastornos psiquiátricos y que se aplican en casos concretos que no responden a los tratamientos habituales de la psiquiatría moderna. En el pasado se basaban el lesionar zonas muy concretas del cerebro, pero hoy en día se aplican sistemas de neuromodulación mucho más efectivos, graduables, menos agresivos y, sobre todo, reversibles si en resultado no es el apetecido.

Con todo, el sistema funciona por medio de un comité que decide qué pacientes son candidatos a estos tratamientos y qué tratamientos se deben aplicar. Son casos complejos y difíciles que requieren de más de una mente clara para poder tomar la decisión que más conviene al paciente y a su familia.

-Las llamadas patologías vasculares ocupan una parte del tiempo importante en el total de sus intervenciones. ¿Cuáles son esas patologías?

-Los aneurismas, las malformaciones arterio-venosas y algunos tumores vasculares. Con frecuencia afectan a personas jóvenes en plena flor de la vida y que en función del resultado del tratamiento van a poder seguir una vida normal o ver limitadas sus capacidades y, con ello, sus posibilidades de una vida plena personal, familiar y laboral. Es un campo en el que seguimos investigando porque las soluciones disponibles siguen siendo drásticas y los resultados no siempre los apetecidos. Es un área de investigación y estudio constante.

Otro aspecto es la patología vascular cerebral de la tercera edad, con los infartos y hemorragias cerebrales. El principal problema de hoy en día es la gran cantidad de gente mayor que toma anticoagulantes o anti-agregantes, con lo cual las hemorragias cerebrales son frecuentes y, a veces, requieren un tratamiento muy complejo.

-¿Desearía ofrecernos algún consejo profesional que nos evitara 'visitarle' en su servicio?

-Coma moderadamente, coma de forma equilibrada, evite el alcohol y las drogas en general (sobre todo si ha de conducir), no fume, haga ejercicio de forma regular y levante pesos cuidando su columna vertebral.

Fotos

Vídeos