Desde el vientre al rock 'n' roll

Este dúo de Ibi ha grabado ya dos discos y mantiene un estilo de rock melódico en valenciano «sin ninguna pretensión» de protestaEl grupo 'Rolling Bessons' se compone de dos gemelos con vidas y aficiones paralelas

ENEAS G. FERRI ENEAS.FERRI@GMAIL.COMALICANTE
Los 'Rolling Bessons', con Ángel en primer plano y Miquel detrás, en el Postiguet. ::
                             DANI MADRIGAL/
Los 'Rolling Bessons', con Ángel en primer plano y Miquel detrás, en el Postiguet. :: DANI MADRIGAL

. Una de las características primeras de cualquier grupo de rock que se precie es el saberse diferenciar del resto. Un cantante de larga melena rubia con una cinta, otro totalmente calvo que se pinta un antifaz en los conciertos, excéntricos vestidos, caras pintadas de blanco y negro o, en este caso, dos gemelos casi idénticos en la cercanía y difícilmente diferenciables sobre el escenario. Esta última peculiaridad es la que define a los 'Rolling Bessons' -'bessons' significa 'gemelos' en valenciano- ya que Miquel y Ángel Asensi, nacieron el mismo día y comparten música.

La localidad de Ibi es el centro de operaciones de estos músicos. Miquel es el vocalista y una de las guitarras, Ángel toca también la guitarra y hace los coros, y dos amigos completan la banda, Rubén Sarabia al teclado y Ángel Suarez a la batería. Su música es el rock «melódico, cantado en valenciano, y que se aproxima a los clásicos», expresan.

Han grabado ya dos discos, 'Rock con denominación de orígen' su primer trabajo, y un segundo llamado 'Proyecto robótico', aunque este último se compone de un doble disco compacto que añadió cinco canciones al disco inicial. Ahora están ultimando los detalles de su tercer disco, que, según avanzaron, se compondrá de ocho canciones.

Cantautores

Ellos mismos componen su música y letra, normalmente tratando temas como el amor, el paso del tiempo y las situaciones del día a día, pero a veces también hablando de cosas puntuales, como «cuando tuve mi primera hija. Cuando mi mujer estaba embarazada, me vino de momento la inspiración, y le dediqué una canción a mi hija María. Una balada que se acerca a una canción de cuna, en melodías rockeras», comenta Ángel Asensi, el mayor de los gemelos por un minuto de diferencia.

No obstante, pese a tener clara la definición de la música que interpreta el cuarteto, Miquel añade que «me encanta atreverme con canciones de los clásicos. Son reconocibles, pero les cambiamos la letra. Clásicos como 'Hold the line', de Toto; 'I want to break free', de Queen o 'The eye of the tiger', de Survivor, suenan en las guitarras pero hablan en valenciano las letras que les escribimos».

Además, el pequeño de los gemelos matiza que «no nos gustaría que se nos identificase como un grupo reivindicativo del valenciano. Parece que últimamente todo lo que suene en valenciano debe ser de protesta y reivindicación. Nosotros escribimos en esta lengua porque es nuestra lengua materna, la hablamos en casa, con la familia y con los amigos, por lo que nuestra música la pensamos así, simplemente. Gozamos igualmente cuando hacemos una versión en castellano. Tratamos de ser libres y cada uno lo es en la lengua que quiere, sin meterse con otras».

Solo un detalle de relevancia diferencia a los gemelos en sus actuales vidas. Ángel está casado y Miquel no. No obstante, sus trayectorias vitales, tanto en la música como en otras facetas de la vida, han transcurrido de forma paralela.

Vidas en común

Ambos crecieron escuchando a su padre tocar la guitarra a la vez que «le cantaba canciones tradicionales a nuestra madre», confirman. A los ocho años, ambos recibieron una guitarra como regalo por haber cumplido las respectivas promesas que hicieron a su padre.

A los dieciséis, formaron el primer grupo de música. Se llamaba 'Babas de Caín', y como recuerda Ángel Asensi: «ahora recordamos el nombre del grupo y nos da risa, pero fue como empezamos y los que buscábamos era que se nos recordara el nombre. Llegamos a tocar para 400 personas en un instituto de Ibi, que para la edad que teníamos, fue un logro».

Marcharon juntos a la Universidad del País Vasco a estudiar Periodismo «tras obtener la misma nota en el selectivo y sin copiar», matizan. También solicitaron juntos el cambio de expediente para terminar en la Universidad de Valencia.

Musicalmente también han ido de la mano. «Jamás hemos hecho un ensayo o un concierto donde uno de los dos hermanos no estuviera», explica Miquel. «Pero lo que sí hemos hecho es presentarnos con los nombres cambiados en un concierto, sin que los amigos del público se dieran cuenta», añade Ángel.

El cuarteto de rock de Ibi tiene la primera y principal característica para que una banda triunfe, una peculiaridad que les diferencie del resto. Aunque en este caso, la diferencia sea mínima y deba de apreciarse a pocos centímetros. Con un rock «de etiqueta, limpio, del que te invita a bailar, a escuchar pero no a volverte loco, sino a disfrutarlo», pronto presentarán el tercer disco. Habrá que verlos, y será mejor hacerlo de cerca.