Vecinos de Alberic increpan al alcalde popular en el pleno

El malestar por la división en el PP y las críticas a Faustino Sala se hacen patentes en la sesión, donde no se trató el tema del sueldo

C. R.ALBERIC.
El alcalde Faustino Sala. ::
                             F. G./
El alcalde Faustino Sala. :: F. G.

La tensión dentro del PP de Alberic se ha traspasado a los vecinos, que viven con malestar la situación en el gobierno municipal. En el último pleno celebrado en el municipio los vecinos increparon al alcalde Faustino Sala que desde que comenzó la legislatura está siendo muy criticado por parte de la oposición pero también de sus propios compañeros de partido.

Una de los principales motivos de las críticas ha sido el tema del sueldo por dedicación exclusiva que ha sido rechazado en varias ocasiones por ser considerado muy elevado y que se rumoreaba que en esta sesión el primer edil volvería a intentar conseguir su atribución pero finalmente no se llevó este punto al orden del día.

Sin embargo, Sala no se libró de durísimas criticas por parte de los miembros de la Corporación. El portavoz de Coalició Valenciana, Javier Cervelló, calificó en varias ocasiones al alcalde de «fraude político» y le responsabilizó de la situación de crisis actual del municipio. Y es que en el pleno se trató la aprobación de facturas fuera de presupuesto de casi 300.000 euros que se unen al millón de euros que ya se pagó en marzo.

El que también fue muy crítico con el máximo responsable municipal fue Emilio Salmerón, de Agrupación Independiente de Alberic, quien le acusó de estar defraudando a Hacienda durante los últimos años al estar dando clases de repaso sin ningún tipo de control fiscal, además de ser director de colegio, encargado de comedor y alcalde.

Este es otro de los principales puntos conflictivos entre los ediles y el alcalde. Ya en la pasada legislatura, sus compañeros de partido acusaron a Sala de falta de dedicación al desempeñar diversas funciones además de la propia en el Ayuntamiento. Su designación como candidato a la alcaldía provocó la dimisión en bloque de la junta directiva local. Tras ello se compuso una nueva lista electoral pero sólo unas semanas después de llegar al gobierno las desavenencias por este tema han vuelto con más fuerza hasta el punto de necesitar una gestora que medie entre los componentes del PP, que han llegado a no dirigirse la palabra.

En la sesión plenaria, los propios compañeros de Sala llegaron a realizar varias preguntas en las que se mostraba el malestar ante la pasividad del primer edil. Los contrarios al alcalde leyeron un comunicado que fue acompañado de una ovación por parte de los asistentes que mostraron sus desavenencias con la gestión de Faustino Sala en el turno de ruegos y preguntas.