Un anciano de Calpe mata a golpes a su esposa y confiesa el crimen

El autor del homicidio, un belga de 80 años, telefoneó a su hijo a su país para decirle que acababa de asesinar a la mujer

JOSÉ C. MARTÍNEZVALENCIA.

La violencia machista se cobró ayer una nueva víctima en Alicante, en esta ocasión en Calpe. El presunto autor del crimen fue un anciano de 80 años que, hacia las dos y media de la tarde, telefoneó a su hijo a Bélgica, de donde es originario el matrimonio, para confesarle que acababa de matar a su madre, según confirmaron a este diario fuentes cercanas a la investigación.

Los hechos se desencadenaron en una urbanización del municipio de Calpe, donde residía la pareja, en circunstancias todavía pendientes de esclarecer. Las primeras investigaciones indican que la mujer falleció a golpes, al parecer propinados con un objeto contundente. Pese a todo habrá que esperar al informe forense, una vez realizada la autopsia, para conocer las causas exactas del óbito.

Tras recibir la llamada del presunto homicida, el hijo alertó a los servicios de emergencia españoles, lo que permitió poner en marcha el dispositivo policial. Los equipos de la Guardia Civil se desplazaron de inmediato hasta el inmueble en cuestión, ubicado en la urbanización Carrió, según las fuentes consultadas. Una vez allí, los agentes tuvieron que poner en práctica todo su poder de persuasión para conseguir que el inquilino les abriese la puerta.

Cuando el anciano de nacionalidad belga les franqueó el paso confirmaron los peores temores. El hombre apareció ensangrentado, mientras su esposa yacía tendida en el suelo, inconsciente. El Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU) desplazó a la zona una ambulancia del SAMU. Sin embargo, el personal de la ambulancia nada pudo hacer por reanimar a la víctima, a pesar de los reiterados intentos.

Una posible autolesión

Al parecer, el esposo se autolesionó una vez cometido el crimen. Sin embargo, las heridas no eran de gravedad, ya que, de acuerdo con la información recopilada, no fue necesario su ingreso en un hospital. Por ello no está claro si pretendía suicidarse tras poner fin a la existencia de su compañera.

La mujer asesinada no había denunciado en ninguna ocasión a su pareja en España, según confirmó ayer el Tribunal Superior de Justicia (TSJ), aunque se investiga si se produjeron anteriores episodios de violencia machista en en su país de origen. Lo cierto es que el homicida confeso fue detenido y, una vez curado de sus heridas, trasladado al cuartel de la Guardia Civil en Calpe. Anoche seguía custodiado a la espera de ser puesto a disposición judicial.

El último crimen machista ocurrido en la provincia de Alicante se remonta al pasado 22 de julio, en Polop. Una joven rumana de 26 años y su hijo de 8 fueron encontrados muertos a golpes y cuchilladas en el inmueble donde residían, en régimen de alquiler. El casero y un empleado suyo fueron arrestados acusados de las muertes.

Dos fallecidos por atropellos en Valencia, uno en Peris y Valero

Una banda prostituía a nigerianas amenazándolas con vudú