«Una de las 'trobes en lahors de la Verge Maria' está escrita por Yoland, una mujer valenciana. Muchos investigadores lo han pasado por alto»

María Cruz Cabeza Sánchez-Albornoz directora de la Biblioteca de la Universitat de València

PEDRO ORTIZ
La directora de la biblioteca en la entrevista.::
                             IRENE MARSILLA/
La directora de la biblioteca en la entrevista.:: IRENE MARSILLA

Cientos, miles son las joyas de la Biblioteca Histórica de la Universidad de Valencia. Pero si, como un mal padre, hubiera que elegir entre todas ellas, dos llaman la atención: Las 'Obres e trobes en lahors de la Verge Maria', único ejemplar de la primera obra literaria impresa en España, y la primera edición del 'Tirant lo Blanch', también impresa en Valencia y del cual sólo se conservan otros dos ejemplares en Nueva York y Londres. Le pregunto a María Cruz Cabeza Sánchez-Albornoz si la Biblioteca que ella dirige es una de las grandes desconocidas de Valencia.

-Puede que sea desconocida para la ciudadanía, pero es que aquí no puede entrar cualquiera. Este edificio (en la calle de La Nave) era antes la biblioteca de la universidad y ahora sólo la biblioteca histórica.

-Hablemos del comienzo de la Biblioteca.

-La primera y única noticia que se tiene de ella es en un diálogo de Luis Vives. Son dos personas que pasean. Y uno de ellos hace referencia a una biblioteca que está organizada siguiendo los cánones de los clásicos. No hace mención a las encuadernaciones porque en aquella época casi todo eran obras escritas en pergamino. Desde el siglo XVI hasta Pérez Bayer, a finales del siglo XVIII y principios del XIX no hay más menciones, aunque existe como biblioteca privada para los profesores.

-Y llegó la gran donación de Pérez Bayer.

-A finales del siglo XVIII, Pérez Bayer dona sus libros a la biblioteca de la Universidad de Valencia, que en ese momento dependía del ayuntamiento de la ciudad. Pérez Bayer, que era tutor de los hijos de Carlos II y canónigo de Valencia, decidió comprar libros y donarlos a la ciudad, aunque con tres condiciones: que haya lugar adecuado, que tenga personal competente y que sea pública.

-¿Su donación fue muy extensa?

-Sí. Él tenía sus propios marchantes. Compraba libros en París y los mandaba a Valencia con un inventario: dice el peso de las cajas y el número de libros que contienen. E incluso, los envíos sirven para estudiar la meteorología, porque algunos se retrasan en otoño y Pérez Bayer dice que las cajas hubieran llegado antes si el tiempo no hubiera estado metido en lluvias.

-Segundo hito: la llegada, por la desamortización, de la biblioteca llamada napolitana.

-Sí. Esos fondos de Alfonso el Magnánimo habían llegado a Valencia con el duque de Calabria, virrey desde 1526. Cuando murió, cedió la biblioteca al monasterio de San Miguel de los Reyes y fue en el siglo XIX, con la desamortización eclesiástica, cuando aquel fondo pasó a la biblioteca de la Universidad de Valencia.

-Que, según la tradición, fue destruida durante la Guerra de la Independencia.

-La tradición dice que una de las bombas de los franceses en la Guerra de la Independencia cayó en la universidad y que los fondos se quemaron, incluida la donación de Pérez Bayer. Yo lo pongo en duda. Que se quemen todos los fondos y que solo se salve un volumen que trata sobre la flora de Barbados, no me lo creo. Por ejemplo, hay fondos que sí que figuran que pertenecieron a Pérez Bayer.

-Precisamente gracias a la desamortización llega a la biblioteca la que dicen que es la primera obra impresa en España: 'Obres e trobes en lahors de la Verge Maria'. Además es ejemplar único.

-Es único. Tenemos expuesto un facsímil.

-¿Cuándo se descubre su importancia?

-Cuando se empieza a estudiar la historia de la imprenta. Porque todos los impresores eran alemanes y la imprenta era móvil. Está también el 'Sinodal de Aguilafuente', que es del mismo impresor que las 'Trobes'. La duda es si los impresores llegaron a través de los Pirineos hasta Segovia o a través del mar, por Valencia.

-¿Qué son las 'Trobes'?

-Son las poesías de un certamen poético para alabar a la Virgen María. Como se sabe que se convocó en febrero de 1474, se supone que se imprimieron poco después, lo que convierte al libro en el primer libro literario impreso en España.

-¿En qué idioma está escrito?

-Tanto en castellano como en valenciano; pero también en italiano. Y una curiosidad: en las 'Trobes' sólo escribe una mujer, que hace una trova a la 'lahor de la Verge María'. Como en ese momento la mujer no figuraba para nada, hay un notario que da fe de que hay una mujer que escribe una poesía y su nombre figura al comienzo de cada verso. Se llamaba Yoland y escribía en valenciano. Muchos estudios de las 'Trobes' pasaron por alto la presencia de esta mujer.

-¿Cuántos incunables hay en la biblioteca?

-Trescientos veintitantos. Incunables son todos los libros impresos antes del año 1500; se llaman así porque nacen en la cuna de la imprenta, en el origen.

-Pero no son los más antiguos: hay manuscritos en la biblioteca.

-Manuscritos procedentes de la biblioteca napolitana, fundada por Alfonso el Magnánimo a mitad del siglo XV. Hay manuscritos que son coetáneos con los primeros libros impresos y el más antiguo es uno del siglo XIII.

-Vamos al 'Tirant lo Blanch'. ¿Cómo llega a la Biblioteca?

-De una donación del marqués de Dos Aguas. Después del bombardeo de los franceses, la biblioteca se queda sin fondos y como respuesta, los próceres valencianos donan sus fondos a la biblioteca.

-¿Es una primera edición de 'Tirant lo Blanch'?

-Es la primera edición y además impresa en Valencia. De ella sólo quedan tres ejemplares en el mundo: en la Hispanic Society de Nueva York y en el British Museum de Londres. Ninguno de los tres está completo. Hace años s hizo una edición facsímil en la que el 'Tirant' de esta biblioteca fue la base.

-El libro que salva el quijote de la hoguera es el 'Tirant'. ¿Es la edición que tiene la biblioteca la que leyó Cervantes?

-Se supone que se refiere a la edición valenciana, que es de 1492, pero había otra castellana de mediados del siglo XVI.

-¿Cuántos volúmenes tiene la biblioteca histórica?

-Incunables, unos trescientos cincuenta. Manuscritos, más de mil. Ahora, como nos han venido fondos procedentes de las bibliotecas de área, no sabemos la cifra final. Todavía no está catalogado todo en el ordenador y no quiero decir una cifra aproximada.

-¿Qué condiciones ambientales ha de tener una biblioteca como ésta de la Universidad?

-Hacemos un control constante de temperatura y de humedad hasta el punto de que hay salas donde la gente necesita abrigarse con un polar para estudiar las obras. Está todo controlado por el ordenador.

-¿Qué es peor para un libro el polvo o la humedad?

-Ambos. Y sobre todo el ser humano. Para trabajar estoS libros hay que ponerse guantes porque siempre llevamos grasa en las manos. Y no hay que ir con las uñas pintadas.

-¿Cómo quedó la biblioteca tras la riada de 1957?

-Si se entra por la calle de la Nave, donde está la cafetería, antes era la biblioteca de Derecho. Todo lo de la planta baja se mojó. Se salvaron los libros, pero muchos quedaron tocados.

-¿Deberíamos destacar algún libro más de la Biblioteca?

-Hay tantísimas obras que es muy difícil de destacar alguna.

-¿Qué consultan más los historiadores?

-Manuscritos del siglo XVIII que no tienen copias.

-También tienen mapas importantes.

-Tenemos un Ptolomeo del siglo XV, pero no hay muchos mapas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos