Festivales aptos para cinéfilos

Los organizadores de Inquiet, que se celebra desde 2005, retrasan sin fecha la próxima edición por problemas económicos Cinema Jove, La Cabina y los certámenes de Elche y Alfàs forman la oferta de cine en la Comunitat

C. VELASCOVALENCIA.
Festivales aptos para cinéfilos

La eliminación de la Mostra conlleva un vacío cultural en Valencia que difícilmente se suplirá. Desde el Ayuntamiento plantean la decisión de finiquitar el certamen que nació en 1980 como un 'stand by', pero son pocas las iniciativas que una vez interrumpidas temporalmente regresan del pasado.

Pese a la fulminación del certamen cuyo último director fue Salomón Castiel, Valencia no se quedan huérfanas de festivales cinematográficos. La Comunitat cuenta con diversos certámenes cuya temática oscila desde la cerámica (sí, ha leído bien) hasta la orientación lésbica y gay, desde el cine hecho por nuevos creadores hasta los valores seguros.

El Festival de Cine de Elche, con 34 ediciones a sus espaldas, es el más veterano de cuantos se celebran en la Comunitat. Especializado en cortometrajes, está respaldado por una entidad bancaria que no atraviesa sus mejores momentos: la CAM. Desde hace un par de años, ha visto cómo se recortaba su partida para los galardones. El Ministerio de Cultura subvencionó con 5.000 euros la edición de 2010.

Por la ciudad del Palmeral se rinden tributos a las glorias del celuloide patrio, como Sara Montiel (que clausuró la gala en julio de 2011), Sancho Gracia o Julieta Serrano, entre otros. Ellos recibieron por su dilatada trayectoria la Palmera de Plata (porque la Mostra no era el único festival mediterráneo que concedía galardones con forma de árbol tropical).

La alfombra roja se mantiene, desde hace ya 21 años, en Alfàs del Pi. Desde 1989 hasta la fecha no ha habido mes de julio en que los actores españoles no pisaran la Costa Blanca. Paco Rabal, Jorge Sanz, Maribel Verdú, Gabino Diego, Verónica Forqué e Imanol Arias apoyaron con su presencia las primeras ediciones del certamen que hoy dirige Juan Luis Iborra. Lluis Homar, Loles León y Rosanna Pastor se dejaron caer en los último años. En la edición de 2011, la ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, acudió a la gala de clausura (una deferencia que no tuvo, por ejemplo, ni con la extinta Mostra ni con Cinema Jove) donde se entregaron los Faros.

Elche y Alfàs enarbolan la bandera de la veteranía en Alicante. En Valencia, Cinema Jove se erige como el festival que resiste a los años y a las modas. Desde el año 1986 son muchas las óperas primas de diversos jóvenes directores hoy consagrados las que se ha podido ver y a lo largo de los años se han podido descubrir pequeñas joyas en forma de cortos y largometrajes.

El festival que dirige Rafael Maluenda siempre ha puesto sus miras en el mañana, tanto que desde 1993 entrega el premio 'Un futuro de cine' a aquellos actores con proyección profesional. Entre los galardonados con la Luna de Valencia figuran Miguel Ángel Silvestre, Bárbara Goneaga, Silvia Abascal y Carlos Areces, entre otros.

Cinema Jove ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos sin traicionar su espíritu. Fue uno de los primeros en incluir el cine producido por medios digitales. Ahora este certamen se ha quedado sin competencia directa y, como herencia, la Conselleria de Cultura le cederá algunos contenidos de la Mostra. «Se ha de aprovechar sinergias entre profesionales y administraciones», aseguró Lola Johnson el pasado jueves.

Algunas secciones de la Mostra no desentonarían en la programación de Cinema Jove, como Panorama Mediterráneo (donde se proyectaban películas del arco mediterráneo); los ciclos de cortometrajes; Mostra Premiere (películas europeas que no se han estrenado en España y que han participado en otros festivales) y Cinema Valencià (donde se presentaban los largos y documentales realizados por los profesionales del audiovisual de la Comunitat).

Otro apartado con muchos números para integrarse en Cinema Jove sería la sección Ciudad de la Luz, donde se proyectaban las producciones de los estudios alicantinos. Este ciclo es fundamentalmente promocional, es decir, resulta desubicado tanto en Cinema Jove como en la Mostra.

En la cuerda floja

La última edición de Cinema Jove recuperó el presupuesto de 2006: casi 670.000 euros. Esta cantidad es la tercera parte de la Mostra (1.700.000 euros) que, según la alcaldesa de Valencia, se destinará a otros servicios. Sin inyección económica, la organización de festivales se sitúa en la cuerda floja. Sobre ésta camina ahora el Festival Inquiet Cinema en Valencià.

La Associació Cultural La Fàbrica de la Llum, organizadora del certamen, comunica en su web que la próxima edición «no se celebrará en los meses de otoño como era habitual». Aclara que un retraso no supone que «el festival no vuelva a celebrarse, ni tampoco que no se esté trabajando en hacer un certamen renovado y que apueste con más fuerza por el audiovisual en valenciano».

Desde la Fàbrica de la Llum manifiestan que el retraso está marcado «por la actual situación de crisis económica» que obliga «a buscar nuevas fuentes de financiación» y por «la necesidad de reorganizar un festival que apueste y apoye de forma más contundente al audiovisual en valenciano, desde la esfera amateur hasta la profesional», detallan en www.inquiet.org.

Con tres años de vida, La Cabina, el festival de mediometrajes que dirige Carlos Madrid, afronta su cuarta edición que tendrá lugar del 4 al 13 de noviembre. Los mediometrajes se proyectarán en el IVAM (en lugar del MuVIM). Se han programado 15 títulos, como 'Eight 9', 'Twist and blood', 'Rammbock' y 'Les Pseudonymes'.

Antes de la inauguración, La Cabina abrirá boca en Ubik y en el Colegio Mayor Lluís Vives donde se proyectarán 'Livestream' de Jens Wichnewski; 'Piedra, papel o tijera', de Christophe Lemoine; 'I'm here', de Spike Jonce y 'Binta o la gran idea', de Javier Fesser.

El mapa de festivales, a veces, tiene una flexibilidad ilimitada. Por ejemplo, Castellón celebró el pasado junio el I Festival de Cine Cerámico en el que participaron 30 proyecciones de trece nacionalidades distintas. La película del mallorquín Luis Ortas sobre el trabajo de Miquel Barceló en la Catedral de Mallorca inauguró el certamen.

Esta semana, además, se presentó el Festival Dona i Cinema, que se celebrará del 3 al 7 de octubre. Un total de 40 películas de once nacionalidades dirigidas por mujeres concursarán en la primera edición.

Fotos

Vídeos