Agrede a otro durante un partido de fútbol

La víctima recibió un cabezazo durante un choque entre el Villarreal B y el Guadalajara y necesitó 11 puntos de sutura

J. PASCUALCASTELLÓN.
Imagen del partido en el que tuvo lugar el suceso. ::
                             LP/
Imagen del partido en el que tuvo lugar el suceso. :: LP

Que el fútbol desata pasiones no es ningún secreto, como tampoco lo es que, a veces, la tensión que se vive en el terreno de juego se contagia a los aficionados que se encuentran en la grada. Pero cuando esta tensión deriva en agresiones, no hay tarjeta roja ni árbitro que pueda evitar lo que viene a continuación.

Sucedió la semana pasada durante el encuentro entre el Villarreal B y el Guadalajara. En el campo, los jugadores se dejaban la piel para tratar de hacerse con los preciados tres puntos. En el patio de butacas, los hinchas de uno y otro equipo animaban a sus 'estrellas' hasta que la situación se les fue de las manos y acabó con un varón herido y otro detenido.

Según fuentes del Cuerpo Nacional de Policía de Castellón, el arrestado, un hombre de 29 años de nacionalidad peruana, inició una discusión con otro aficionado. El partido estaba interrumpido y la batalla se trasladó a la grada. «En un momento dado, el atacante le propinó un cabezazo a la víctima, que tuvo que ser atendida por los servicios de urgencias», añaden dichas fuentes.

Hasta 11 puntos de sutura hicieron falta para cerrar la herida abierta por el deporte rey. Tras la denuncia interpuesta por el perjudicado, que aportó el parte de lesiones correspondiente, agentes especializados identificaron al autor y, una vez localizado, procedieron a su detención.

El arrestado, vecino de Villarreal, carecía de antecedentes policiales y ya ha pasado a disposición judicial. Al respecto, señalar que según el Código Penal vigente, como regla general, el delito de lesiones es sancionado con la pena de prisión de seis meses a tres años, aunque en la graduación de la misma deberán tenerse en cuenta las diversas circunstancias que concurran en la comisión del delito, pudiéndose distinguir diversos supuestos. Así, y aunque pueda acabar librándose de la cárcel, seguro que nunca olvida el fatídico 'choque'.