Tres generaciones para una leyenda

La saga de César Gracia. La historia de una familia entregada al motociclismoMeliana organiza un encuentro de motos clásicas en homenaje a una de las familias que más ha contribuido a impulsar el deporte de las dos ruedas

MIRACLES HERNÁNDEZVALENCIA.
1952. César Gracia. El fundador de la saga en el Trofeo de Fallas/
1952. César Gracia. El fundador de la saga en el Trofeo de Fallas

Corrían los años 40 cuando el valenciano César Gracia arreglaba desde su modesto taller familiar situado en el barrio del Carmen las motocicletas de los médicos, farmacéuticos, terratenientes y aristócratas de la ciudad. Apasionado de los motores desde niño, aprovechaba las motocicletas que le dejaban los clientes para competir en las carreras que se celebraban en Valencia, Murcia, Xàtiva o Algemesí. En 1952, con 42 años y una moto realizada por él a base de piezas sueltas, se proclamó subcampeón de España de 125 cc. Había nacido la dinastía de la familia Gracia.

«Mi padre era autodidacta», recuerda César Gracia hijo. «Era un aficionado al deporte de las dos ruedas desde pequeño y tenía mucha ilusión por competir pero lo dejódespués de tener famila», afirma.

Su dos hijos, César y Manolo heredaron esta pasión. Su padre los llevaba de pequeños a ver las carreras en las que él participaba y, años más tarde, decidieron seguir sus pasos en el deporte de las dos ruedas. «Recuerdo a mi padre en una competición que tuvo lugar en la Feria de Julio de Valencia. Era gratuita y el público se hacinaba de pie en los laterales del circuito», explica César Gracia hijo. «La ilusión de mi hermano y mía era dedicarnos a este deporte y ser como él», afirma.

Y su padre, consciente de ello, tuvo una idea: Construir un sidecar y acoplarlo a una moto SORIANO con la que los dos pequeños, César y Manolo, de 10 y 7 años respectivamente, abrieron el circuito en el Trofeo de Fallas que tuvo lugar en 1950 en la Alameda de Valencia. Era su primera salida en moto al público.

Fue en 1957 cuando el joven César hizo su debut. Contaba con 17 años y, tras aprender mecánica en el taller paterno, se decidió a competir. «Mi padre se mantuvo al margen, sin animarme ni ayudarme, quizá por si se sentía responsable de si me ocurría algún percance», recuerda César hijo. «Un amigo me dejó una OSSA de 50 cc y me apunté al Trofeo de Fallas que tuvo lugar en el Paseo al Mar», explica.

'Cesarín' ganó su primera carrera puntuable para el Campeonato de España de Aficionados de 50 cc. En la segunda, dentro del Trofeo de la Magdalena de Castellón, logró un segundo puesto. En la tercera competición, celebrada en Sevilla, quedó también 2º. «Iba primero en el Campeonato de España pero como se anuló la competición, me quesé sin título», explica.

A pesar de ello, 'Cesarín' continuó su andadura deportiva. 1959 fue un año clave para él. Logró alzarse con el primer puesto en el Campeonato de España de 125 Turismo de Serie con una moto prestada. Los catalanes Jaime Bordoy y Mauricio Aschl quedaron en segundo y tercer lugar respectivamente. La victoria le valió para que le incluyeran, junto con Paco González, en la gira que la Real Federación Motociclista Española organizó en Uruguay a finales del mismo año.

Y con el triunfo en el Campeonato de España en 125 cc, 3 subcampeonatos de España en 125 cc y un subcampeonato de Europa de Potencia en 250 cc, este piloto valenciano que compitió con Ángel Nieto en la época en la que este último era aprendiz y al que el futuro campeón del mundo, Ricardo Tormo, admiraba, decidió retirarse de la carrera deportiva.

Posteriormente, César fue jefe de recambios de Chrysler y de Ford. En la actualidad, lleva la gestión comercial de la venta de recambios en un concesionario Volvo.

Su hermano, Manolo Gracia, logró numerosos éxitos deportivos, entre los que cabe destacar el triunfo en el Circuito Carlos III en Barcelona. Pero las lesiones truncaron su carrera. En la actualidad continúa en el negocio familiar situado ahora en el Paseo de la Pechina. «Es un prestigioso mecánico», comenta su hermano César.

Los hijos de César y de Manolo desarrollan también su labor profesional en el mundo del motor. El de César, como técnico de suspensión en equipos españoles y el de Manolo lleva la parte comercial del taller que fundó su abuelo.

Mañana, la localidad valenciana de Meliana celebrará la V Matinal de Motos Clàssiques. Un evento dedicado a la familia Gracia que supone un homenaje por su aportación al mundo del motociclismo.

Fotos

Vídeos