Cuidados durante el embarazo

Las embarazadas deben seguir hábitos recomendables. LP/
Las embarazadas deben seguir hábitos recomendables. LP

Durante el embarazo es fundamental revisar tus hábitos de vida. Es el momento ideal e idóneo para dejar de fumar, estar embarazada es una buena disculpa para ello. Con esta decisión conseguirás que tu placenta funciones mejor ya que estará mucho más oxigenada por la pureza de tu sangre y por el contenido adecuado de oxígeno que hará que la nutrición del feto sea la adecuada lo que le permitiré un desarrollo físico y una ganancia ponderal adecuada. Estudios científicos fiables han demostrado que la madre fumadora tiene mucho más riesgo de padecer abortos, partos prematuros, bajo peso al nacimiento y mayor probabilidad de una menor adaptación del feto a la vida extrauterina. Por otro lado la posibilidad de muerte súbita en el lactante aumenta si la madre ha fumado durante el embarazo o durante la lactancia. Muchas veces la naturaleza es muy sabia y hace que muchas mujeres que antes del embarazo eran grandes fumadoras, durante el mismo, sin esfuerzo, dejan de fumar por el simple hecho de no apetecerles. Seguros que el feto estará reclamando sus derechos.

Existen otros hábitos de vida muy recomendables como son el disminuir en lo posible el ritmo del trabajo y por supuesto el estrés en el mismo. Si no paramos un poco nuestra actividad lo más probable es que nuestra placenta envejezca antes de los normal con las repercusiones lógicas en el futuro bebé. Intenta frenar tu ritmo de vida. Ningún logro en la vida es tan importante como la salud de tu futuro hijo.

Procura dormir por lo menos ocho horas por la noche y una pequeña siesta después de comer también puede ser muy recomendable. Relájate y disfruta del momento.

Si eres aficionada al deporte y lo practicas con asiduidad antes del embarazo, el estar embarazada no es óbice para dejar de hacerlo pero con las limitaciones lógicas de tu estado. Evita deportes de contacto físico o que te lleven a situaciones límites de agotamiento. Hidrátate bien antes y después de realizarlos para reponer la posibles pérdidas que hayas podido tener. Nutre tu piel con cremas hidratantes y sobre todo cuida la zona abdominal ya que va a sufrir una gran transformación a lo largo de las semanas y cuida tus pechos ya que van a proporcionar a tu hijo el mejor alimento que puedan soñar. Masajea tus senos y dale elasticidad e hidratación a tus pezones mediante por ejemplo el empleo de vaselina liquida estéril.

La preparación al parto es muy aconsejable, disfruta y comparte experiencias con el resto de embarazada de estos momentos donde además dispondrás de la presencia de una matrona que seguro que te solucionará todas tus dudas sobre todos los acontecimientos que te van a surgir.. Por otro lado el control obstétrico es fundamental ya que el diagnóstico prenatal de muchas enfermedades nos puede ayudar a tratarlas. Te controlarán posibles infecciones sobre todo en el primer trimestre del embarazo en el que el feto se está formando. Por otro lado el empleo de cualquier fármaco debe de ser consentido por tu ginecólogo, el mejor que nadie conoce tu salud y la de tu futuro hijo. Además será el encargado de darte Iodo o cualquier suplemento vitamínico que considere oportuno.

La alimentación es fundamental, contrólate y consume una dieta adecuada a tu estado, No hace falta comer por dos como se decía antes. Evita comidas copiosas o fases de ayuno prolongado. La dieta mediterránea es muy adecuada y para este estado es perfecta. Evita excitantes como el café o el té, evita las comidas picantes y procura consumir poco alcohol y si no lo pruebas mucho mejor.

Por último es conveniente que tengas pensado qué pediatra va a ser el responsable de la salud de tu bebé. Concerta una cita con él para conocerle y que te vaya informando de todo lo necesario para solucionar todas las dudas que tengas. Y como se dice, ánimo y que tengas en minutito corto durante el parto.

Fotos

Vídeos