Las playas de San Antonio y el Racó en Cullera, aptas para los discapacitados

A. M.CULLERA.

Las playas de San Antonio y la del Racó de Cullera cuentan cada una con un punto de playas accesibles para personas con movilidad reducida al adaptar sus accesos y todos los servicios necesarios para que las personas que presentan alguna discapacidad física y motora puedan disfrutar de un baño en el mar.

En los dos puntos de playa accesible existe una zona de aparcamiento para vehículos que conduzcan y transporten personas con discapacidad. Los usuarios disponen de rampas necesarias con la pendiente adecuada para salvar la diferencia de altura entre el paseo marítimo y la zona de playa. Los que accedan en sillas de ruedas pueden llegar a la zona de sombra gracias a la pasarelas de madera instaladas en la arena, muy próximas a la orilla.

Los servicios de la playa accesible disponen también de una ducha externa, una ducha interna, un vestuario y un aseo.

Para poder acceder a la zona de baño, los usuarios disponen de tres sillas anfibias en cada uno de los puntos, que pueden ser utilizadas por las personas con discapacidad con la ayuda de monitores.

Los que tienen mayor movilidad pueden utilizar las muletas anfibias para bañarse en el agua. El servicio esta abierto de lunes a domingo desde julio hasta principios de septiembre, de once de la mañana a dos de la tarde y de cuatro a siete de la tarde.

Los monitores se encargan estos meses de verano de garantizar el baño a los discapacitados, aunque únicamente cuando la bandera esta verde.

Cada año son más los discapacitados que disfrutan de la playa, sobre todo los que se acercan al punto de San Antonio, llegando los domingos de agosto a llenarse de usuarios que vienen a pasar el día y a bañarse.

La playa de San Antonio de Cullera fue, en 2000, la primera playa accesible de España y hoy en día es referente nacional.