Las escuelas infantiles pierden casi la mitad de alumnos al no poder costearlas los padres

Asociaciones educativas denuncian que las ayudas para los alumnos de entre 0 y 3 años se han reducido un 18%

B. LLEDÓVALENCIA.
Varios niños juegan en el patio de una escuela infantil. :: J. MARÍN/
Varios niños juegan en el patio de una escuela infantil. :: J. MARÍN

Mireya está a punto de cumplir dos años. Cuando nació, sus progenitores trabajaban a jornada completa y pensaban llevarla pronto a una escuela infantil. Pero la situación ha cambiado. Ángel, el cabeza de familia, está en paro y no puede permitirse gastarse cada mes los 280 euros que le pedían por una plaza. En lugar de eso, él y su mujer han decidido que la pequeña se quede en casa y ahorrarse ese dinero. La decisión de este matrimonio es la que toman cada vez más valencianos ahogados por la crisis económica. La consecuencia: la acusada caída de la demanda para acudir a los centros infantiles.

«La asistencia ha caído entre un 30 y un 40% y las previsiones para el próximo curso son iguales o incluso peores», lamenta la presidenta de la Asociación de Escuelas Infantiles de Valencia (Adeiv), Carmen Bardal. La agrupación aglutina a casi un centenar de centros de la provincia de Valencia y de Castellón.

Las solicitudes que más se han frenado son las de las edades más tempranas (de entre 0 y 2 años). Este acusado descenso ya ha obligado a muchas escuelas infantiles a reducir el número de aulas por falta de alumnos. Algunas, incluso, han tenido que cerrar sus puertas por la falta de demanda.

En la Comunitat Valenciana, hay 699 escuelas infantiles de Primer ciclo y 1.423 de Segundo Ciclo, según datos de la Conselleria de Educación. De las asignadas a alumnos de hasta tres años, sólo un tercio son de titularidad pública. En las segundas, esta tipología alcanza el millar.

Para el próximo curso, Educación ha destinado 29,5 millones al bono infantil, una ayuda en la escolarización de los niños hasta los tres años en las escuelas y centros de Educación Infantil. El objetivo de estos cheques es «incrementar la oferta de plazas públicas y privadas para que las familias puedan tener una oferta suficiente y de calidad para poder atender a sus hijos y favorecer así la conciliación familiar y laboral», explican fuentes de la Conselleria.

Pero la cantidad marcada para estas subvenciones ha caído más de dos millones de euros, ya que el curso pasado las prestaciones económicas concedidas ascendieron a 31, 7 millones. «Las familias van a recibir menos ayudas públicas para escolarizar a los niños de 0 a 3 años», lamentó esta semana el presidente de la Confederación Gonzalo Anaya, Luis Deltell.

Desde esta agrupación de padres y madres de alumnos de la Comunitat critican que el cheque escolar para los niños de entre 0 y 1 año y de 0 a 2 años han pasado de los 201 euros al mes en el curso 2010/2011 a los 164 euros para el próximo.

En los destinados a alumnos de 1 a 2, de 0 a 3 y de 1 a 3 años, «la reducción es de un 18,18%». Si el curso escolar 2010/2011 el cheque era de 121 euros mensuales, para este año la cantidad se queda en 99.

Por último, para los alumnos de entre 2 y 3 años, la subvención es de 65 euros frente a los 80 del cruso pasado.

«Es insostenible el modelo privado de escuelas infantiles ya que muchas familias no pueden escolarizar a sus hijos por los elevados costes que comporta», afirmó Deltell.

Por ello, solicitó la creación de una red pública, «una demanda que también se aleja más en el horizonte al haber crecido las escuelas infantiles privadas pasando de 383 concesionarias el curso pasado a 421», apuntó Deltell.

Sin embargo, desde Adeiv defienden que los centros privados para los más pequeños «se rigen por unas normativas muy exigentes» y que las subvenciones que se conceden aseguran a los padres el acceso a una educación de calidad.

Fuentes del sector consideran que la reducción de las cantidades del cheque escolar puede agravar la difícil situación que ya soportan las escuelas infantiles de la Comunitat y abocar a más padres desempleados a retrasar la edad de escolarización de sus pequeños.

Educación marca un coste máximo de las plazas que las escuelas infantiles privadas pueden cobrar a las familias. Los puestos escolares para bebés de entre 0 y 1 año no pueden superar los 460 euros al mes. En los destinados a niños de 1 a 2 años, el precio máximo es de 350 euros. Para los que tienen entre 2 y 3 años, el tope se sitúa en 280 euros. «Pedimos que para la próxima convocatoria se revise a la baja el coste mensual por plaza escolar y que su revisión sea proporcional a la reducción de las ayudas», exigió Deltell.

La demora de la matriculación de los niños porque sus padres no pueden costearse la plaza y deciden quedárselos o dejarlos a cargo de familiares puede acarrear problemas de aprendizaje. Al menos, así lo advierten varios expertos, que aseguran que la escolarización desde los primeros años ayuda a estimular al niño así como a detectar posibles trastornos.

Autonomía del alumno

«La educación a edades tempranas favorece la autonomía del alumno, también a nivel emocional, y le proporciona seguridad en él mismo», confirma Bardal. «En las escuelas infantiles se les está educando desde los primeros meses que vienen y se desarrollan todas sus capacidades. Quienes llegan a partir de los 3 años se nota la carencia de hábitos y les cuesta más adaptarse», explica la presidenta de Adeiv.