Molluscum contagiosum

Erupción en la piel de un menor. LP/
Erupción en la piel de un menor. LP

El molluscum contagiosum es una afección de la piel que afecta sobre todo a los niñ@s y está causada por un virus de la familia de poxvirus, muy contagiosa, por lo que es frecuente que varios miembros de la familia la padezcan. Las piscinas o lugares públicos en los que predomine la humedad y el calor favorecen su propagación ya que estos virus viven mejor en estas condiciones.

La transmisión entre niñ@s se suele producir por contacto piel con piel o por auto inoculación del virus al rascarnos con la uña infectada. Es raro en lactantes y observamos la mayor incidencia en los menores de cinco años.

Es importante reseñar que en algunos estudios se ha relacionado el padecer el molluscum con la posibilidad de desarrollar algún otro tipo de patología asociada como la dermatitis atópica. Por otro lado en los casos de tratamiento prolongado con corticoides locales también pueden aparecer por el estado de disminución de defensas de la zona.

Su periodo de incubación puede llegar hasta los 50 días y aparecer las lesiones desde 15 días a 6 meses después del contagio Estas se inician en cualquier parte del cuerpo pero sobre todo las encontramos en la cara, tronco, piernas y brazos. Son pequeñas lesiones redondeadas menores de 5 mm de diámetro del mismo color que la piel o de aspecto perlado y suelen aparecer en grupos de varias y ocasionar en muchos casos picor que hace que el niño se la rasque, levante la pequeña lesión y la sobreinfecte.

El diagnóstico es fundamentalmente clínico, rara vez tenemos que realizar biopsia para asegurarnos pero deberemos de distinguirlo de las verrugas comunes y de los xantogranulomas (tumor benigno de la infancia, caracterizado por pápulas o nódulos cutáneos). El tratamiento dependerá de la evolución y de la localización. En principio mantenemos una actitud expectante pues en muchas ocasiones desaparecen de forma espontánea ya que es una enfermedad autolimitada. Si decidimos abordarlas, el dermatólogo será el encargado y realizará una técnica de curetaje que consiste en ir quitando cada una de las lesiones con una especie de cucharilla. Es una técnica dolorosa por lo que precisa de alguna crema anestésica previa a la realización del proceso.

Algunos dermatólogos optan por la criocirugía mediante la aplicación de nitrógeno líquido en las lesiones, duele menos pero puede ocasionar quemaduras y cicatrices en algunos casos. Existen compuestos como la podofilina o la cantaridina entre otros como tratamiento local alternativo. Como veis, existen múltiples alternativas, la elección del tratamiento dependerá como ya he dicho antes de la extensión y de la localización de las lesiones.

Fotos

Vídeos